UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El uso de en la arquitectura ayuda a ahorrar energía, afirmó Fermín Olabe, jefe de Gestión Forestal del Gobierno foral, en la Universidad de Navarra

El crecimiento anual de la madera de los españoles es tres veces superior a la cantidad que realmente se corta y aprovecha, según afirmó en la Universidad de Navarra Fermín Olabe, jefe de Gestión Forestal del Gobierno de Navarra. Hizo estas declaraciones con motivo su conferencia en el (), organizada por la .

“Los bosques del país están en expansión: España aumenta su superficie arbolada a un ritmo anual muy superior a la media europea -el 2,19% frente al 0,51%-, de modo que aporta más del 40% al incremento total europeo. Además, somos el segundo país de Europa, después de Suecia, con mayor superficie forestal”, recalcó.

En el caso de Navarra, indicó que en los últimos 20 años la superficie arbolada ha crecido un 24%, de modo que un 65% de la superficie de la Comunidad foral es terreno forestal.

Reducción de las

Para Fermín Olabe, el sector de la madera es estratégico, tanto en el aspecto medioambiental (biodiversidad), como en la economía (explotación forestal e industria) y el empleo. Con respecto a este último, apuntó que en Navarra hay 400 empresas relacionadas con él, que ofrecen trabajo a unas 5.000 personas.

En ese sentido, apostó por fomentar su uso en la arquitectura y la construcción “siempre y cuando proceda de bosques gestionados de forma sostenible y se garantice ese origen”, como un modo de ahorrar energía a lo largo de la vida útil de un edificio. “Su estructura celular -expuso- proporciona un aislamiento térmico excelente, 15 veces mejor que el hormigón, 400 mejor que el acero y 1.770 mejor que el aluminio”.

Además, añadió otras dos ventajas: se trata de una materia prima renovable y es el material de construcción que menos energía requiere para su producción. “Cada metro cúbico de madera usado como sustituto de otros materiales de la construcción reduce las emisiones de a la atmósfera en una media total de 2 toneladas.

De acuerdo con esta cifra, un aumento de un 10% en el porcentaje de casas de madera en Europa produciría un ahorro de CO2 equivalente al 25% de las reducciones prescritas por el Protocolo de Kioto”, finalizó.