El martes 17 de enero se ha publicado, en el periódico digital cántabro El Diario Montañés, un artículo muy interesante sobre el nivel de litigiosidad de . Es muy elevada, pero no es una cuestión sólo regional: según se recoge en el último párrafo del texto: “España, con 46 millones de habitantes, llevó 9 millones de asuntos al juzgado en 2010; Francia, con una población de 65 millones, sólo 6”.

Para el juez decano de Santander, José María Arsuaga, una de las razones está en que en nuestro país “no existen otros medios alternativos y afianzados de resolución de conflictos, como el o la mediación”.

Sin embargo, en opinión de Carlos Esplugues Mota, catedrático de y de Derecho de Comercio Internacional de la , el motivo es que “vivimos en una sociedad anclada en la idea del litigio, y ello a pesar del proverbio “tengas pleitos y los ganes””. De hecho, en las propias facultades de Derecho se da “una especial querencia por el litigio y por los tribunales”. La solución pasa por tanto por implantar una cultura del arbitraje y la mediación y que los ciudadanos barajen acudir a estas vías en lugar de optar, en primer lugar, por los .

Una de las tareas asumidas por la Asociación Europea de Arbitraje, Aeade, es impulsar dicha cultura del arbitraje y la mediación a través de numerosas actuaciones; como cursos de formación, la creación de comités de árbitros expertos, la actividad de su página Web, etcétera. Aún así, queda un largo camino por recorrer.

Fuente: El Diario Montañés / Protagonistas de Aeade