UNIVERSITAT JAUME I

Los expertos y expertas de la comunicación que han participado en la mesa redonda la decimoséptima sesión del III han defendido la comunicación estratégica como pilar empresarial en tiempos de , apostando por una gestión efectiva de la comunicación, apoyada en los avances tecnológicos y las sinergias sectoriales.

En el debate moderado por , director del Servicio de Comunicación y Publicaciones de la UJI se ha constatado la dificultad de medición de los activos intangibles que aporta la comunicación, lo que a su vez imposibilita la evaluación del retorno de la inversión presupuestaria desembolsada por las empresas; y la oportunidad de negocio que supone el integrar sinergias entre diferentes sectores para crecer internacionalmente, vinculando la marca a la calidad.

En la primera intervención, Juan Lozoya ha valorado la importancia de la comunicación definiéndola como un “todo” generador de un valor añadido empresarial que no es potenciado por la sociedad castellonense. El director de Comunicación de la Diputación de Castellón ha comentado la necesidad de integrar en las empresas un departamento de comunicación, que trabaje en la transformación de la percepción de las personas que no creen en la comunicación como generadora de valor añadido y diferencial. Lozoya ha querido también dejar constancia de la importancia de abrir la mente respecto a la comunicación, pues gracias a ella se conciben numerosas oportunidades empresariales, más cuando está vinculada con la tecnología, que se convierte fundamental en la búsqueda e implantación de las nuevas tendencias en comunicación.

En segundo lugar, Esther Castellano ha hablado sobre el conservadurismo predominante en materia de comunicación en Castellón, donde no se es consciente de la importancia de transmitir experiencias al consumidor como generador de contenidos. Con la actual revolución publicitaria y la crisis en el modelo de agencia tradicional, la presidenta de la Asociación de Agencias de Publicidad de la Comunidad Valenciana ha defendido el concepto futuro de “tecnoagencia”, que con un equipo de perfil digital y formación transversal, fomentará las buenas relaciones con la marca y la generación de experiencias. Ante la necesidad de adaptación a este nuevo escenario, según Castellano, la agencia debe conseguir convencer a las empresas de la necesidad de apostar y confiar en los profesionales bien formados de la comunicación.

Por su parte, Virgilio Esparza ha corroborado la importancia del conocimiento minucioso de la empresa para hablar de su comunicación, estableciéndose como estratégica y a largo plazo, generando credibilidad y transmitiendo mensajes coherentes y diferenciadores de la entidad. Esparza ha desarrollado su exposición en relación a la necesidad de llevar a cabo una buena gestión de la comunicación interna para lograr que sean los propios trabajadores los mejores embajadores de la marca. El director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la refinería de BP OIL España en Castellón ha desarrollado un Plan de Reputación conformado por diversas etapas y que propicia la obtención de un listado de oportunidades y prevención de riesgos, comporta la fijación de objetivos, la identificación de los públicos objetivos, la generación de mensajes concretos para cada uno de los públicos, así como la consecución de planes de acción y la medición de resultados. Con todo, la comunicación trata de conseguir embajadores en cuanto a la gestión de la reputación de una marca o empresa.

Por último, Ana Martínez ha abogado por centrarse en aquellas herramientas que aportan valor a una empresa cuya comunicación se rige por unos objetivos determinados, siempre comprendiendo las necesidades del cliente. Para ello, se debe optar por la búsqueda de un equilibrio entre la planificación y la estrategia; adaptándose a las nuevas tendencias pero teniendo claro cuáles aportan valor añadido a una empresa, en base a sus objetivos previamente definidos y englobados en su estrategia de comunicación. La directora de Comunicación de ASCER apuesta por una especialización y profesionalización de las agencias, abogando por la segmentación de los mensajes según los públicos objetivos y la elaboración de campañas dirigidas al consumidor final.