UNIVERSITAT JAUME I

La Lonja del Cáñamo, Sede de la Ciudad de la Universitat Jaume I, acogió el lunes 16 de enero de 2012 una nueva sesión del Club de Debate que abordó “La gestión de la en la Unión Europea”. En el debate participaron Manuel Sanchis, profesor de la Universidad de Valencia; Vicente Budí, profesor del Departamento de Economía de la Jaume I; y María Victoria Palau, directora general de Relaciones con la UE de la Generalitat Valenciana. El encargado de moderar el debate fue Pepe Beltrán, director del diario Levante de Castellón.

Manuel Sanchis puso el acento en que la crisis actual no es una crisis económica, sino que es una crisis política. En este sentido, señaló que si bien “la crisis tiene consecuencias económicas, su raíz es política, igual que fue político el lanzamiento del euro porque el objetivo final de la creación de una moneda es la integración política”. Sanchis explicó que “tenemos una concepción tecnocrática de lo que es una unión monetaria pero no una concepción política-institucional, y una unión monetaria solamente puede funcionar si hay un mecanismo público de control y apoyo. Si políticamente no se hace lo que hay que hacer, el euro se ha terminado”. Asimismo, apuntó que actualmente a Europa “hay un choque asimétrico, ya que hay partes de la UE que lo sufren más que otras y, además, hay un desequilibrio entre ahorro e inversión a los diferentes países”.

Por su parte, María Victoria Palau, directora general de Relaciones con la UE de la Generalitat Valenciana, abordó el concepto de gobernanza económica y destacó que en la gestión de la crisis económica aparecen numerosos actores, por lo que “la culpa no es toda de los políticos, más bien está repartida, ya que los actores son muchos”. Asimismo, coincidió con Sanchis en señalar que, si bien la crisis no se da solamente en Europa, ya que está presente a nivel mundial, es cierto que dentro de cada país de la Unión hay una realidad diferente y “la crisis económica no es algo lejano, más bien nos concierne a todos y tiene repercusiones concretas en cada uno de nosotros”. En otro orden de cosas, Palau señaló que el desafío pasa por gestionar la crisis con “rapidez y eficacia”. Además, resaltó que el euro ha sido positivo, ya que “ahora el peso de Europa es mayor como UE que si hubiésemos sido países individuales”.

Finalmente, el profesor Vicente Budí apuntó que el principal problema de la Unión Europea es el hecho de haber crecido en una economía basada en bajas tasas de competitividad. El profesor de la UJI consideró necesario señalar que “los estudios antes del euro estimaban un comportamiento positivo, y que, aunque sí que contribuyó a la mejora del sistema productivo, también permitió un efecto perverso que tiene su origen en las economías basadas en avances sin productividad”. Para Budí, este problema tendría que haberse previsto hace 15 años, pero ahora la UE se enfrenta al hecho que no se previno antes de poner en marcha la moneda única.