UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

La patente, que ya ha sido registrada por la Unidad de Valorización de la UEx, permite además realizar con éxito este protocolo en más de la mitad de sementales en los que antes era imposible la congelación

La congelación de semen equino es un valioso método que permite, por una parte, la preservación de las características genéticas del semental, incluso tras su fallecimiento, y por otra es una herramienta eficaz para fomentar que la recolección pueda traspasar las fronteras nacionales e internacionales a la hora de inseminar a las yeguas.

Para proteger a los espermatozoides procedentes de los caballos el método hasta ahora más utilizado ha sido el glicerol, un crioprotector que actúa tanto en las estructuras externas como internas de la célula.

A pesar de sus ventajas, tanto éste como otros métodos convencionales utilizados hasta el momento, presentan el inconveniente de que el índice de mortalidad en el proceso de congelación y descongelación puede alcanzar el 50 por ciento, llegando incluso en algunos casos a sobrevivir tan sólo un 5 o 10 por ciento de los espermatozoides. Este fenómeno imposibilita que en ocasiones el proceso de inseminación pueda realizarse.

Tras realizar investigaciones acerca de los principales factores que producen estas diferencias entre el eyaculado de unos caballos y de otros, los investigadores del laboratorio de reproducción equina de la Universidad de Extremadura han podido desarrollar y poner a punto una nueva fórmula de congelación que permite reducir hasta un 15 por ciento la mortalidad poscongelación del semen equino.

Como explica el autor principal de la investigación, Fernando Peña, lo que ha realizado este grupo de científicos, una vez conocidos las principales indicadores de variabilidad, es modificar el crioprotector del diluyente, reduciendo el shock osmótico y por tanto aumentando la supervivencia. “Una pajuela de semen de caballo puede estar congelando unos 200 millones de espermatozoides, de los que sobreviven como promedio el 50%, si incrementamos con el nuevo método esta cifra un 15 por ciento, estaríamos hablando de 30 millones de espermatozoides más que sobreviven el proceso, lo cual facilita mucho el proceso de reproducción artificial”, matiza el inventor.

Las modificaciones realizadas han permitido no sólo mejorar el promedio, sino también disminuir la variabilidad entre sementales. “Hasta ahora había un porcentaje de caballos a los que no podíamos congelar el semen. Al menos un 20 por ciento del total de caballos y con esta técnica reducimos a la mitad esta cifra” subraya Peña. El nuevo diluyente, registrado por la Unidad de Valorización como patente, se ha bautizado como Cáceres.

En el contexto de las razas ganaderas, el caballo es uno de los animales donde es más complicada garantizar la supervivencia de los espermatozoides, en comparación con el ganado vacuno, donde este procedimiento resulta relativamente fácil.

Grupo de Investigación en Espermatología Veterinaria

El Grupo de Investigación en Espermatología Veterinaria trabaja en la actualidad en otras dos líneas de investigación de especial relevancia para el mundo del caballo. Concretamente en el sexaje de semen para la separación mediante citometría de flujo de espermatozoides portadores del cromosoma X y el Y, en el desarrollo de protocolos individuales para congelación de semen equino así como en el diseño de inseminaciones a bajas dosis.