En España son habituales, sobre todo en los últimos años, las noticias en las que la ocupa un papel principal. En el del Emperador también nos hemos hecho eco de ellas, puesto que como el , se trata de un mecanismo alternativo de resolución de conflictos (conocido como ADR, por sus siglas en inglés).

En la mediación se intenta que las partes lleguen a un acuerdo a través de la figura de un tercero imparcial y neutral, el mediador. La mediación es siempre voluntaria, confidencial, flexible y responsabiliza a los participantes de sus actos y decisiones.

Además, favorece la comunicación y reduce los efectos negativos de la controversia. Sin embargo la mediación, a diferencia del arbitraje, no es vinculante. Fiel al principio de voluntariedad, serán las partes las que decidan si aplican la solución propuesta.

En la Web de la Asociación Europea de Arbitraje (Aeade) se ha destacado a Ana Criado Inchauspé, presidenta de la Asociación Madrileña de Mediadores, como protagonista del mes. Al ser preguntada por la situación de la mediación en España, responde que se ha producido una evolución notable:

“Desde que en el 2001 Cataluña publicara la primera ley de mediación familiar en España, hasta marzo de 2011 fecha en la que Cantabria promulgó su ley de mediación familiar, 13 comunidades autonómicas han desarrollado sus propias leyes de mediación familiar”.

En opinión de Criado, el interés por parte de la judicatura y de la Administración se ha incrementado de un tiempo a esta parte: “En los últimos tres años varios decanos de juzgados de España han firmado acuerdos de colaboración con Ayuntamientos, para derivar a los servicios de mediación municipales, no sólo mediaciones familiares sino también juicios de faltas”.

También subrayó iniciativas como la del “Proyecto Piloto de Mediación Civil Intrajudicial, llevada a cabo por el Juzgado de Primera Instancia nº 73 de Madrid, galardonado con los Premios a la Calidad de la que concede el , en la categoría Premios 2011 a la Más Accesible”. Concluye, por tanto, que “la evolución ha sido ascendente y recibida con gran satisfacción por todos: los usuarios de la , los jueces, la administración de y por supuesto los mediadores”.

Fuente: Aeade