UNIVERSIDAD DE NAVARRA

de la Universidad de Navarra desarrollan una oral contra esta enfermedad, que provoca 1,1 millones de muertes al año

Un equipo de investigadores de los departamentos de y de la Universidad de Navarra trabaja en el desarrollo de una nueva vacuna oral para tratar la disentería bacteriana, o shigelosis. Esta patología causa 1,1 millones de muertes al año en todo el mundo; el 61% en niños menores de 5 años.

La enfermedad, producida por la bacteria Shigella -un grupo de patógenos causantes de la disentería bacilar- provoca un proceso severo de diarrea. La vía de infección es fecal-oral, con la peculiaridad de que basta con una baja dosis infectiva para contraer la dolencia. Así, la shigelosis afecta en todo el mundo a 164,7 millones de personas, 163,2 millones en países en vías de desarrollo y 1,5 millones en países industrializados.

“Por ello”, apunta el profesor Carlos Gamazo, coordinador del proyecto en el área de Microbiología del centro académico, “la ha dado prioridad a los programas de desarrollo de vacunas efectivas frente a esta enfermedad, ya que la implementación de medidas de prevención de tipo higiénico-sanitario presenta una gran dificultad y, por otra parte, se está observando una alta prevalencia de cepas multirresistentes a los antibióticos”.

Asimismo, el especialista confirma que ninguna de las vacunas existentes tiene un éxito importante en las pruebas previas y algunas de ellas, que son vacunas atenuadas, causan síntomas de diarrea y fiebre que las limita para su aplicación en el hombre.

Tratamiento más seguro

En el caso del nuevo tratamiento que desarrollan los científicos de la Universidad de Navarra, la vacuna es más segura gracias al empleo de fracciones subcelulares basadas en que permiten su administración a través de las mucosas. De hecho, Ana Camacho, primera autora del trabajo, confirma que hasta la fecha “la vacuna se ha aplicado únicamente en modelos murinos (ratones), pero con un éxito del 100% de prevención frente a una infección experimental”.

El trabajo constituye un proyecto conjunto de los departamentos de Microbiología y Tecnología Farmacéutica. El primero de ellos, coordinado por Carlos Gamazo, se encarga de la selección de antígenos vacunales adecuados y del seguimiento de la respuesta inmunitaria inducida. Mientras que el segundo, con el Dr. Juan Manuel Irache a la cabeza, desarrolla la formulación nanoparticulada adecuada que facilita la administración de la vacuna.

Además de estos dos investigadores, los autores del trabajo son Ana Camacho, Juliana de Souza, , y . El proyecto ha obtenido el primer premio en Microbiotec’ 11, un encuentro sobre Biotecnología celebrado en Braga (Portugal), y ha recibido sendos reconocimientos en congresos internacionales celebrados en Praga (República Checa) y Baltimore (EE. UU.).