UNIVERSIDAD DE BARCELONA

Hace unos treinta millones de años, la cuenca del occidental se abría por la colisión tectónica de las placas africana y euroasiática. Este episodio geológico, descrito en la bibliografíaa la literatura científica, fue el punto de partida de la diversificación de ‘un grupo de ‘arañas endémicas del occidental, tal y i como demuestra un nuevo estudio científic firmado por los expertos Miquel A. Arnedo y Leticia Bidegaray-Batista, del Departamento de Biología Animal de la UB y el ().

Este artículo, publicado en la BMC Evolutionary Biology, se centra en el estudio del género Parachtes, un grupo de arañas del suelo, de hábitos nocturnos y que durante el día se refugian bajo las piedras, entre la hojarasca o en la corteza de los árboles. Son unasAquestes aranyes són cazadoras activaus que persiguen a sus presas, y que utilizan la seda solo para elaborar capullos donde protegerse. Este grupo, endémico del Mediterráneo occidental, incluye alrededor de una docena de especies que se encuentran en las islas Baleares, Córcega, Cerdeña y Siciícilia, y en las penínsulas ibérica e itálica. Tal y como comenta Miquel A. Arnedo, director del Laboratorio de Artrópodos, Sistemática y Evolución de la UB, «este es el primer trabajo científico que demuestra que este importante proceso tectónico en el Mediterráneo tuvo un impacto relevante sobre la diversificación de la fauna local».

Revisando hipótesis sobre la en el Mediterráneo

Según la opinión de la experta Leticia Bidegaray-Batista, primera autora del artículo, «hasta ahora se había asumido la idea de que este proceso geológico originó la diversificación de grupos faunísticos que son endémicos del Mediterráneo occidental. Ahora bien, ningún estudio científico lo había confirmado. Con esteel nou trabajo, demostramos por primera vez que la distribución del género Parachtes va unida a los procesos tectónicos que se produjeron hace más de 25 millones de años en el Mediterráneo».

El mundo de las arañas ofrece un modelo de estudio de los procesos biológicos y evolutivos, y en este caso, permiteper revisar hipótesis todavía no contrastadas en un contexto temporal bien estudiado por la geología. Con técnicas de filogenia molecular para estudiar genes (tres nucleares y cinco5 mitocondriales), y utilizando puntos de calibradoció externos (biogeográficos y a partir de fósiles), los expertos han confirmado que el origen de la diversificación de las arañas coincide en el marco temporal con este episodio de remodelación geológica del Mediterráneo, un área especialmente activa de la corteza terrestre durante el oOligoceno.

Tras el movimiento de las placas tectónicas

«Probablemente, el ancestro del género Parachtes –explicacomenta Miquel A. Arnedo- llegó a la península Ibérica procedente de Oriente Medio a través de Europa. A partir de este punto, en el Mediterráneo, se puede seguir la diversificación de los linajes pot seguir-se mediante el movimiento de placas, como si fuera una “cinta transportadora”. También nos ha sorprendido el marco temporal de la separación detectada entre Córcega y Cerdeña: según el estudio, hubo una diferenciación bastante temprana de los linajes, a pesar de la proximidad geográfica de ambasd’amb islas».

Determinar los factores que han generado la es clave para identificar y entender la riqueza del patrimonionomi natural del Mediterráneo, una región biogeográfica en la que abundan los endemismos. Tal y como afirma Leticia Bidegaray-Batista, «la distribución del género Parachtes en el Mediterráneo nos planteaba varias hipótesis explicativas. En este caso concreto, el factor generador de estas especies ha sido la dinámica tectónica del Mediterráneo».

El nou trabajo publicadocientífic también aporta información sobre la tasa de sustitución de los marcadores genéticos utilizados habitualmente en filogenia, que permite establecer inferencias temporales mediante relojes moleculares. Las conclusiones se contraponen a d’otros estudios filogenéticos sobre la dinámica de la diversificación biológica en el Mediterráneo, en queon se asocia el proceso de población de la mayoría de la fauna de las islas con la crisis salina del mMessiniense, un espectacular episodio espectacular de cambio oceánico que provocó la desecación del Mediterráneo al final del mMioceno.

Más información:

Leticia Bidegaray-Batista, L.; Miquel A. Arnedo, M. A. «Gone with the plate: the opening of the Western Mediterranean basin drove the diversification of ground-dweller spiders». BMC Evolutionary Biology, octubre de 2011, 11, doi:10.1186/1471-2148-11-317.