UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ DE ELCHE

Pretende desarrollar una bioprótesis que disminuya la complicación más frecuente en este tipo de intervenciones oculares

Los investigadores del , centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y el (), , Juana Gallar y Mari Carmen Acosta participan en un proyecto de desarrollo e innovación tecnológica que pretende abordar los problemas de diagnóstico de la sensibilidad ocular y de la evitación de complicaciones en la cirugía de las cataratas. Los profesores de la UMH tratan de desarrollar un instrumento diagnóstico de sensibilidad ocular que sea fácil de utilizar en la clínica, así como de desarrollar e innovar en bioprótesis que disminuyan la complicación más frecuente en la cirugía de cataratas, la opacidad de la cápsula posterior (PCO).

Este proyecto, de carácter colaborativo, está financiado por el Subprograma INNPACTO-2011 del Ministerio de Economía y Competitividad y se desarrollará entre octubre de 2011 y diciembre de 2014. El equipo de investigación de la UMH aportará al mismo su experiencia en el estudio de la sensibilidad corneal y el ‘know-how’ para el desarrollo de un ‘estesiómetro’ basado en el empleo de gases para estimular la superficie ocular, método creado por el grupo formado por Belmonte, Acosta y Gallar en 1999 y ampliamente empleado en la última década.

En el proyecto intervienen, además del Instituto de Neurociencias de la Universidad Miguel Hernández-CSIC, las empresas AJL Ophthalmics S.A. (Vitoria) y Life Vascular Devices Biotech S.L (Barcelona), el centro tecnológico PRODINTEC (Gijón), el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (Oviedo) y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros del CSIC (Madrid).

El diagnóstico de la sensibilidad ocular y la evitación de complicaciones en la cirugía de las cataratas son problemas no resueltos en el área de diagnóstico y tratamiento de salud ocular con gran repercusión en la calidad de vida y calidad de visión, además tienen un alto impacto socioeconómico. La cirugía de catarata es la más común en el campo de la oftalmología: se producen 200.000 intervenciones al año en España y se calcula que el 50% de las personas intervenidas desarrolla PCO. En cuanto a la medida de la sensibilidad corneal, la industria del sector farmacéutico trata de tener medicación ocular que resuelva las ‘molestias o el disconfort ocular’ y de tener lentes de contacto (12 millones de lentillas al año en España) que se toleren mejor en la superficie ocular. La medida de la sensibilidad ocular abre nuevos caminos al tratamiento de patologías graves que afectan a la calidad de vida, como el dolor neuropático ocular y el síndrome de ojo seco, que llega a afectar al 30% de la población.