UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La protección de los niños contra todas las formas de violencia es una prioridad política para los países miembros del Consejo de Europa.

La Universidad de Alicante participa en el proyecto Europeo “Erradicación del uso del castigo físico sobre los niños en las familias y las instituciones”, cuyo objetivo es contribuir a la erradicación del castigo físico en menores mediante la elaboración de programas, materiales de sensibilización y materiales formativos dirigidos a padres y profesionales del sector social y escolar, relacionados con métodos alternativos al castigo físico.

La iniciativa está auspiciada por el III programa DAPHNE de la Comisión Europea, tiene un presupuesto total de 24.301,84 euros y estará vigente hasta febrero de 2013. Los países comprometidos son: España, Estonia, Polonia, Alemania, Italia y Reino Unido. La entidad promotora es la Asociación Altea-España y los equipos de trabajo son: por España: Universidad de Alicante y Asociación Los Arcos; por Estonia: Universidad de Tartu; por Polonia: Fundacia Dzieci Niczyje ( Nobody ‘ s Children Foundation; por Alemania: Camino; por Italia: Centro de Soliedarita di Reggio Emilia (CEIS); y por Reino Unido: Canterbury Christ Church University.

El proyecto pretende asimismo llevar a cabo la elaboración de una propuesta de recomendación europea para la erradicación del uso del castigo físico que incorpore “medidas legales, de sensibilización y de formación en métodos alternativos de disciplina.”, según explica el investigador Conrado Moya, perteneciente al Departamento de Comunicación y Psicología Social y coordinador de este proyecto en la Universidad de Alicante.

Al respecto, Moya incide en la importancia del desarrollo y la elaboración de programas para promover la sensibilización y la toma de conciencia como medidas de prevención dirigidas a “padres, profesionales y población en general “, y destaca que “la finalidad del ejercicio del derecho de corrección debe estar siempre orientada al propio interés del menor desde el punto de vista de su educación o formación personal”. De manera que el término “corrección” ha de ser asumido como sinónimo de educación, con referencia a las connotaciones que conforman de forma intrínseca cada proceso educativo, “no pudiéndose considerar como tal el uso de la violencia para fines educativos”.

Desde 2007, el Programa Daphne ha financiado casi 200 proyectos que han contribuido a prevenir y combatir todas las formas de violencia, tanto si ocurren en la esfera pública como en la privada, que afectan a los niños, los jóvenes y las mujeres, incluidas la explotación sexual y la trata de personas, mediante la adopción de medidas preventivas y la oferta de apoyo y protección a las víctimas y grupos de riesgo.
El Programa ha financiado proyectos con éxito mediante los cuales se han creado redes europeas, se han compartido las buenas prácticas, se han elaborado diversas publicaciones y se ha estudiado el fenómeno de la violencia.

El problema de la violencia sigue siendo endémico y la necesidad de una respuesta europea sigue siendo ahora tan necesaria como lo era en 1997 cuando se instauró la primera Iniciativa Daphne. La demanda de financiación sigue siendo muy elevada, lo que indica la importancia que tienen las necesidades de las víctimas de violencia (mujeres, niños y jóvenes).

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed