La Comisión de de Beijing () ha concedido audiencia al fabricante chino de turbinas eólicas Sinovel y a American Superconductor Corporation (AMSC), una firma de tecnologías energéticas radicada en Massachussets (Estados Unidos).

Ambas empresas se encuentran en litigio desde hace unos meses. El último episodio se ha producido porque Sinovel rescindió los contratos con la norteamericana de manera unilateral. Según Tao Gang, vicepresidente de Sinovel, “tenemos pruebas de que los productos [suministrados por AMSC] no cumplen con los estándares contractuales”. El directivo afirma que ahí reside “la clave del arbitraje” e insiste en que los materiales facilitados por AMSC tienen “problemas de calidad”.

Sin embargo Jason Fredette, vicepresidente de AMSC, ha declarado  que merecen “una compensación justa por los contratos que nuestro ex consumidor ha roto”.

A la controversia anterior hay que sumar la acusación de AMSC a Sinovel de robo de . La  compañía norteamericana sostiene que los asiáticos se apropiaron de códigos del software que habían desarrollado para el aerogenerador 1,5 MW fabricado por Sinovel. La cantidad reclamada por AMSC asciende a seis millones de dólares (4.448.700 euros al cambio actual) en relación con el supuesto robo de , más mil millones de dólares (alrededor de 760 millones de euros) por daños y perjuicios en concepto de vulneración del acuerdo comercial que mantenía con su ex socio.

Fuentes: Pueblo en Línea (http://spanish.peopledaily.com.cn/31621/7744040.html)