UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La Universidad de Navarra pone en marcha el proyecto “Por una , tú decides”, al que se han sumado varios comedores y cafeterías del centro

Un estudio elaborado por expertos del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y de los departamentos de Medicina Preventiva y Salud Pública y de Ciencias de la Alimentación, Fisiología y Toxicología de la Universidad de Navarra confirma que el 80% de los alumnos y empleados elegiría un menú más saludable.

Este análisis forma parte del proyecto “Por una comida sana, tú decides”, que acaba de ponerse en marcha en el centro académico para potenciar hábitos de vida saludables entre los trabajadores y los estudiantes. De forma previa, los responsables del proyecto realizaron un estudio para conocer las necesidades de los alumnos y los empleados de la Universidad, así como aquellas medidas que considerarían más útiles para modificar conductas erróneas.

Una de las conclusiones del estudio fue que el 93% de los trabajadores y el 87% de los alumnos estarían de acuerdo en implantar menús saludables en cafeterías y comedores. Asimismo, más del 70% agradecería disponer de información nutricional sobre los platos del menú. La mayoría de las personas encuestadas preferiría, además, que desapareciera la bollería de los cafés en reuniones o cursos y que las máquinas de vending incorporaran opciones más sanas.

Con esta información, los expertos que integran el proyecto -médicos, farmacéuticos y dietistas-nutricionistas- han diseñado un Decálogo Saludable para que tanto las cafeterías como los comedores universitarios puedan sumarse a la campaña con medidas concretas: “Entre ellas figura la oferta diaria de ensaladas o verduras como primer plato y que el 50% de los segundos platos sea pescado y/o marisco o carnes magras, como pollo, pavo o conejo”, detalla el Dr. , director del proyecto.

Medias raciones y menús bajos en sal

Las cafeterías y comedores que suscriban este Decálogo recibirán un distintivo que los acreditará como promotores de una alimentación saludable. “Para ello tendrán que mantener otros compromisos, como incorporar fruta fresca como opción de postre diario, productos lácteos bajos en grasa, productos integrales en el menú -en forma de pan, arroz o pasta-, el aceite de oliva como aliño y para cocinar (junto con aceite de girasol alto oleico); además de priorizar la cocina al vapor, a la parrilla, a la plancha, al horno o salteado, y ofrecer la posibilidad de elegir medias raciones y opciones sin sal”, añade el especialista.

Hasta ahora tanto los comedores universitarios como las cafeterías de Ciencias, Arquitectura y Derecho -gestionadas por Tallunce S.L.-; de las bibliotecas de Ciencias y Humanidades -a cargo de Aramark-; y las cafeterías de Faustino, en el edificio Central y en Ciencias Sociales, se han sumado al proyecto, “ya que lo ven muy acorde con la filosofía de sus empresas de ofrecer un menú saludable a sus clientes”, subraya el Dr. Fernández Montero.

Por último, el proyecto se completará con diversas estrategias que fomenten la alimentación sana en el ámbito universitario, como sesiones con los dietistas-nutricionistas del equipo, el seguimiento personalizado a cargo del médico de empresa -en el caso de los empleados-, material informativo sobre hábitos saludables o un foro permanente sobre dudas atendido por los especialistas del equipo.