Expertos de todo el país exigen un aval nacional y acreditado que conduzca y supervise las iniciativas y propuestas en el área de lenguas extranjeras en el mundo universitario. La intención es trabajar bajo unos mismos cánones y baremos a favor de los estudiantes, cada vez con mayor movilidad internacional, y de los profesores para poder regirse conforme a unas mismas pautas. Estas son algunas de las conclusiones de un encuentro celebrado los pasados 9 y 10 de marzo en la que han sido hechas públicas.

Profesionales educativos de toda Europa se dieron cita a principios de marzo en Madrid para debatir acerca de la situación de la acreditación de idiomas en las Universidades. Tras el informe que denunciaba la diversidad de criterios de acreditación en los centros de enseñanza superiores, publicado por los profesores Ana Halbach, Alberto Lázaro Lafuente y Javier Pérez Guerra, en colaboración con , muchas han sido las voces de alarma acerca de un asunto especialmente preocupante en el contexto europeo actual de movilidad entre estudiantes y trabajadores.

Entre las conclusiones extraídas se encuentran la mayor implicación entre centros, la defensa de criterios comunes para acreditar la enseñanza de idiomas, la necesidad de aumentar las pruebas orales en exámenes tan determinantes como la Selectividad, el refuerzo de idiomas en el personal docente y el aumento de los recursos destinados a las lenguas extranjeras.

Según Bernadette Maguire, asesora del departamento de Exámenes de British Council, “lo importante es la voluntad de seguir avanzando para crear un marco común estandarizado y racional de acreditación y de política lingüística y más en el momento de internacionalización que estamos viviendo- explica-. En la enseñanza de idiomas además es fundamental el debate oral, y debemos reconocer su importancia porque con él se contribuye a afianzar el conocimiento de las lenguas. La sociedad debe ser consciente de la importancia que, ahora más que nunca, tiene el aprendizaje de idiomas. Nosotros recomendamos a los alumnos que aprendan lenguas, cuántas más mejor, no sólo para su enriquecimiento profesional sino también personal”.

Es necesario unificar criterios

Esta afirmación ha sido una de las más escuchadas durante los dos días de ponencias e intervenciones de expertos en la Universidad de Alcalá. Un mismo título debe valer lo mismo independientemente de la Comunidad Autónoma en el que el alumno haya cursado sus estudios y se haya examinado. Si bien es cierto que hay ciertas pautas comunes y que las Universidades están trabajando a conciencia en este asunto (de hecho España es uno de los pocos países europeos donde existe esta concienciación unificadora) todavía queda mucho trabajo por hacer. Se establece como necesaria la existencia de instituciones que actúen como aval independiente a la hora de actuar como supervisores de las diferentes iniciativas de los centros. También se defiende la puesta en marcha por parte de la () de Mesas lingüísticas específicas, y se establece la necesidad de convocar reuniones periódicas para seguir trabajando en los criterios de homogeneización.

España lidera las iniciativas en la unificación de criterios

Desde la Asociación de los Centros de Lenguas de la Educación Superior () se está trabajando activamente para la consecución de un marco general y unificado de criterios de acreditación. Se está trabajando duro en la creación de pruebas de inglés específicas bajo unos baremos comunes que puedan ser al menos compartidos y puestos en común.

Los programas lingüísticos y de acreditación son imprescindibles para los alumnos y también para el profesorado

Se necesita personal docente y de servicios preparado para los contextos de internacionalización. El problema no es que los profesores no tengan cualificación, sino que cada vez los alumnos demandan más idiomas y los profesores deben recibir formación específica para poder impartir sus materias en otra lengua. Esta formación debe estar reglada y estandarizada y para ello debe existir un programa lingüístico y de acreditación adecuado para alumnos y empleados que deben moverse, cada vez más, en contextos internacionales.

Más recursos

Las iniciativas sólo pueden traducirse en realidades si se defiende y apoyan desde la administración con mayor implicación y recursos económicos y educativos.

La Selectividad debería tener prueba oral

Es necesario poder defender un tema y un debate oral y más en las pruebas curriculares. Esta necesidad debe establecerse desde los primeros años de aprendizaje y continuar durante toda la vida educativa del alumno. Por ello sugieren que en exámenes como los de Selectividad la prueba oral debería existir porque la oralidad es fundamental a la hora de evaluar un nivel de inglés. También se sugiere que los baremos entre currículo-docencia y evaluación se deberían mantener durante toda la carrera escolar.

Al encuentro celebrado los pasados 9 y 10 de marzo en la Universidad de Alcalá acudieron autoridades educativas, rectores, vicerrectores y representantes de Universidades y centros educativos de medio centenar de centros de toda España.