UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

La Universidad Pablo de Olavide y la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla desarrollarán actividades conjuntas de formación e investigacion, según el convenio suscrito

Profesores y estudiantes de la UPO forman parte de esta nueva asociación, cuya finalidad es la observación internacional de los juicios a defensores de derechos humanos saharauis

Se ha presentado en la Universidad Pablo de Olavide la nueva Asociación de Juristas Andaluces por el Sáhara “Ajasahara” cuya finalidad es la observación internacional de los juicios a defensores de derechos humanos saharauis, que tienen lugar tanto en Marruecos como en las ciudades del Sáhara Occidental, y de la que forman parte profesores, investigadores y estudiantes de la UPO. El acto ha estado organizado por Saharaupo, grupo de investigación que aborda el conflicto saharaui, perteneciente al () del Área de Filosofía del Derecho de la UPO.

En la presentación, moderada por el vicerrector de Relaciones Institucionales e Internacionales, Carlos Alarcón, han intervenido Baha Mustafa, subdelegado de la RASD en Andalucía; José Revert Calabuig, abogado representante del ; Fernando Peraita, fundador y actual presidente de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, portavoz de la plataforma de apoyo a Aminetu Haidar y director de Artifariti; Francisco Serrano, abogado y presiente de AJASAHARA; y Juan Carlos Gómez Justo, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la UPO, miembro investigador de Saharaupo y secretario de Ajasahara.

A continuación, el vicerrector de Relaciones Institucionales e Internacionales de la UPO, Carlos Alarcón, y el presidente de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, Fernando Peraita, han suscrito un convenio de colaboración con el fin de desarrollar actividades conjuntas de formación e investigacion dirigidas tanto a profesores y estudiantes saharauis como a profesores y estudiantes de la UPO.

Los proyectos conjuntos que van desarrollar ambas instituciones son, entre otros, el apoyo a líneas de investigación sobre el conflicto saharaui; intercambios de alumnos y profesores entre los campamentos de refugiados de Tinduf y la UPO, y el fomento de la participación voluntaria de los miembros de la comunidad universitaria en las redes de observadores europeos e internacionales que vienen asistiendo los juicios.