UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Un equipo europeo de investigadores en el que participa el investigador de la Universidad de Alicante y director del Departamento de Física Aplicada, , ha descubierto que la alta energía de rotación alimenta las emisiones en radio de los “magnetares”, un tipo de de neutrones con campos magnéticos muy elevados. Este mecanismo sería, por tanto, muy similar al que se produce en los radiopúlsares, de neutrones que emiten pulsos regulares en el rango del radio.

El estudio, publicado en la Astrophysical Journal Letter y destacado en el último número de Science en su Editor’s choice, se ha basado en el análisis de los 1.000 radiopúlsares y 20 magnetares descubiertos hasta el momento. Aunque ambos objetos estelares comparten su formación a partir de la explosión de una supernova, los magnetares se caracterizan por tener un campo magnético muy elevado (100 billones de veces el de la tierra) y por expulsar en cortos periodos de tiempo enormes cantidades de energía en forma de rayos X y rayos gamma.

Hasta hace poco, las propiedades que definían un “” eran, entre otras, la no emisión en radio y la existencia en la superficie de los polos de campos magnéticos por encima de un valor crítico. Los magnetares se creían accionados por su energía magnética y no por su rotación. El descubrimiento el año pasado de púlsares emitiendo en radio y de un de bajo campo magnético apunta a que no existe una separación limpia entre los radiopúlsares y los magnetares. “Es más: es muy probable que ambos sean simplemente manifestaciones distintas de estrellas similares pero que tienen epocas más o menos activas “al igual que el sol presenta periodos de mayor o menor actividad”, según indica el profesor Pons de la UA.

El trabajo, firmado por la profesora (CSIC) y los profesores José Pons (UA), Diego Torres (CSIC) y Roberto Turolla (U. Padua, Italia), profundiza en esta hipótesis y propone que la actividad o inactividad en radio del magnetar puede predecirse partiendo del conocimiento del periodo de rotación de la estrella, su variación temporal y la luminosidad de rayos X en reposo. “Estos parámetros se derivan generalmente muy pronto después del descubrimiento de un nuevo magnetar, por tanto, con esta herramienta de predicción será más fácil decidir si se ha de emplear un radiotelescopio cuando se descubre un magnetar nuevo o si no vale la pena”, señala la profesora Rea del CSIC.

Según los científicos, llegar a comprender el mecanismo de emisión en radio de los magnetares es “crucial” para obtener una imagen completa de las estrellas de neutrones que pueblan el Universo. Son los mejores laboratorios del Universos para probar la respuesta de la materia en condiciones extremas de densidad, presión temperatura, o campo magnético.