UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Con un presupuesto de 2,9 millones de euros, se elaborarán nuevas estrategias para tratar esta dolencia, que afecta al 13,8% de los españoles y al 5,5 % de los navarros

La Facultad de de la Universidad de Navarra forma parte de un proyecto europeo que pretende desarrollar nuevas fórmulas de autocuidado frente a la tipo 2. Esta dolencia, ligada a hábitos de vida poco saludables, afecta al 13,8% de la población española y al 5,5 % de los navarros.

El estudio, englobado en el séptimo Programa Marco Europeo, cuenta con una financiación de 2,9 millones de euros y en él participarán durante cuatro años seis países y siete centros de investigación. En el caso de la Facultad de Enfermería, formarán parte de él las doctoras en Enfermería Mª Carmen Portillo, Agurtzane Mujika, Mª Jesús Pumar y Mª Isabel Saracíbar.

Según la investigadora principal, la Dra. Mª Carmen Portillo, el objetivo de este trabajo multicéntrico, en el que también colaboran médicos y sociólogos, “consiste en conocer a fondo los mecanismos de manejo de la enfermedad para elaborar nuevas estrategias de autocuidado que permitan a quien la sufre adquirir hábitos saludables y manejar su problema frente a posibles complicaciones”.

De este modo, se pretende dar un paso más en el tratamiento tradicional de la . “El proyecto EU-WISE entiende el autocuidado como la atención de cada individuo a su propia salud y bienestar con acciones que le conduzcan a un estilo de vida saludable, satisfacer sus necesidades sociales, emocionales y psicológicas, cuidar su enfermedad crónica y prevenir otras dolencias o accidentes. Con esta meta el estudio se centrará de manera especial en las personas con menos recursos económicos y educativos, tanto en zonas rurales como urbanas”, amplía la experta.

Grupos comunitarios y voluntariado

A través de una metodología combinada y de revisiones bibliográficas de estudios nacionales y europeos, los especialistas buscan conocer en profundidad cómo se entiende y fomenta el autocuidado y automanejo de la diabetes desde distintos niveles en cada país. “Esto conllevará el trabajo con representantes del gobierno, profesionales, académicos o comisiones de salud; grupos de voluntariado, asociaciones de pacientes, grupos o clubs comunitarios y, por último, el propio paciente y sus redes sociales y personales (amigos, familia, mascotas)”, explica Mª Carmen Portillo. Así se obtendrá “información esencial de los respectivos países que servirá de base para las intervenciones posteriores”.

Aunque la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra estará implicada en todas las etapas del proyecto, tendrá una especial responsabilidad en relación con los grupos comunitarios y organizaciones de voluntariado.

Además de este centro, en el estudio participa la Fundación Educación Salud y Sociedad, Stichting Katholieke Universiteit RUNMC (Holanda), University of Crete (Grecia), Universitete I Oslo (Noruega), University of National and World Economy UNWE (Bulgaria) y University of Manchester (Reino Unido), encargada de coordinar a los equipos.