UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Mark Wigley, que clausuró el VIII Congreso Internacional de Arquitectura de la Universidad de Navarra, alabó a la generación formada en medio de la crisis

“En 2050, la Tierra tendrá más de 9.000 millones de habitantes y el 70% vivirá en las ciudades. De ellos, 2.000 millones tendrán más de 60 años. Esta densidad y envejecimiento poblacional exigen un nuevo pacto arquitectónico para nuestras urbes”. Así lo indicó Mark Wigley, decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Columbia, quien clausuró el VIII Congreso Internacional de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, que versó sobre ‘Las revistas de arquitectura (1900-1975): crónicas, manifiestos, propaganda’.

Según el profesor Wigley, “la ciudad del futuro tendrá que ser muy distinta de la actual: ya no podrá concentrarse sólo en la gente en edad de trabajar, sino en los niños y en los ancianos, que requieren espacios adecuados a sus necesidades y circunstancias, tanto en lo que respecta al tipo de edificios como a los lugares públicos”.

El experto indicó que este reto no supone un problema, sino “una oportunidad para construir un nuevo tipo de ciudad”, acorde con “un nuevo modelo económico que sustituya al actual, que no es sostenible”. En ese sentido, llamó la atención sobre el hecho de que los países del Mediterráneo “que más están sufriendo la crisis”, Grecia, Italia y España, son los que más atención prestan a las personas mayores y a los más pequeños. “Me gusta pensar que precisamente en medio de la recesión pueden ser modelo para un futuro más inteligente”, apuntó.

Elevar la ambición de la arquitectura con respecto a la sociedad

Por otro lado, indicó que en tiempos de crisis, la arquitectura “debería elevar su ambición con respecto a la sociedad: su misión no es convertirse en una parte eficiente del sistema económico, sino que tiene una responsabilidad filosófica, comprender la belleza del mundo. Debemos apreciar estos momentos en que hay obstáculos para la acción y la reflexión es prioritaria”.

En ese sentido, alabó a las nuevas generaciones de arquitectos que se forman en el contexto de la actual coyuntura económica: “Son más globales, más sofisticados en el uso de las tecnologías, más colaborativos, más éticos y más capaces de mantener un diálogo sólido con las esferas políticas, financieras y ecológicas. Puesto que han emergido en una época difícil, siempre celebrarán cualquier idea y éxito, y tendrán más capacidad de descubrir oportunidades en todo”.

Mark Wigley hizo estas declaraciones en el marco del VIII Congreso Internacional de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, en el que han participado ponentes de universidades de España, Italia, EE. UU. y Chile. Asimismo, durante la celebración del congreso se ha organizado la exposición ‘Werk 6/62. Una historia de España’ y se ha entregado el I Premio Internacional de Arquitectura Javier Carvajal a Kenneth Frampton, profesor emérito de la Universidad de Columbia.