UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

, investigador del Departamento de Química Física de la Universidad del País Vasco (http://grupodeespectroscopia.es/MW/), cosecha un nuevo reconocimiento por su trayectoria científica, esta vez uno de los premios SUSCHEM (Plataforma Tecnológica Española de Química Sostenible), el otorgado a la mejor publicación científica de un investigador joven en cualquier área de la Química en 2011, por el artículo titulado “”.

El artículo fue publicado en la en enero de 2011 y recoge los resultados de una investigación codirigida por Cocinero en la que se consigue aislar y medir por primera vez el llamado efecto anomérico que condiciona toda la química de los azúcares. “La existencia del efecto anómerico era un hecho aceptado por la comunidad científica desde que se identificó en 1955, pero nadie había sido capaz de caracterizarlo. Nosotros lo logramos por medio de una sonda peptídica y utilizando instrumentación láser. El gran peso del efecto anomérico en la química de los carbohidratos sugiere que habrá que reevaluar su influencia en la química biológica”, comenta Emilio J. Cocinero.

Los premios SUSCHEM, que celebran este año su cuarta edición, tienen por objeto reconocer, incentivar y promover la actividad científica y divulgativa entre los jóvenes investigadores químicos, así como apoyar el desarrollo de la propia disciplina de la Química. La entrega de premios se realizará dentro del congreso anual de la Real Sociedad Española de Química (RSEQ), que se celebrará del 7 al 10 de noviembre en Zaragoza. El premio está dotado con 1.500 euros e incluye un diploma y una charla invitada en el congreso de la RSEQ. “El premio supone una inyección de moral, tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta y disfruto con la investigación día a día, pero si además el reconocimiento viene de otros científicos, significa que estamos haciendo las cosas bien”, resalta el joven investigador. En este mismo congreso Cocinero también recogerá el premio Sigma- Aldrich que le acredita como mejor investigador novel.

Emilio J. Cocinero completó su doctorado en Química en 2005 en la Universidad de Valladolid, bajo la dirección de los profesores José Luis Alonso y Alberto Lesarri. En 2008, su trabajo de tesis, basado en el estudio de la estructura de aminoácidos por medio de espectroscopia de microondas, fue reconocido con el premio extraordinario de dicha Universidad. En 2006 se trasladó a la Universidad de Oxford y entró a formar parte del grupo del profesor John P. Simons, en uno de los laboratorios de más prestigio internacional en instrumentación láser. Durante dicha estancia realizó estudios sobre la estructura tridimensional de azúcares que están teniendo una gran repercusión en el mundo científico. En enero de 2009 se vinculó a la Universidad del País Vasco como investigador Juan de la Cierva. Desde 2011 ejerce como investigador Ramón y Cajal en el Departamento de Química Física de la UPV/EHU, donde dirige una línea de investigación centrada en resolver diferentes problemas estructurales de la Química a escala molecular. A sus 34 años ya ha publicado más de 40 artículos en revistas de reconocido prestigio internacional, destacando sus publicaciones, ya como investigador de la UPV/EHU, en Nature y la portada del Angewandthe Chemie International Edition este mismo año.