UNIVERSITAT DE VALENCIA

En fase de prototipo, han sido diseñados por el Centro de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM), unidad mixta de la Universitat de València y la Universitat Politècnica de València, en colaboración con la University of Southern Denmark.

Los dispositivos consisten en unos sensores colorimétricos que cambian de fluorescencia y de color ante la presencia de explosivos nitroaromáticos como el TNT.

Investigadores del Centro de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM), unidad mixta de la Universitat de València y la Universitat Politècnica de València, han diseñado -en laboratorio- un nuevo dispositivo inteligente para la detección rápida y precisa de explosivos nitroaromáticos como el trinitrotolueno (TNT) en disoluciones o suelos contaminados con estas sustancias.

La investigadora del IDM de la Universitat de València, Ana Costero, explica la sencillez del uso del dispositivo: “Se tracta de sensores químicos cuyas propiedades colorimétricas o fluorescentes cambian en presencia de ciertos explosivos polinitrados (Tetril, TNT, DNT) tanto en disoluciones como en suelos contaminados con estas sustancias. En un tubo con una disolución se añade el producto sospechoso y se observa el cambio de color o la fluorescencia”.

El dispositivo consiste en un sensor colorimétrico cuya fluorescencia o color cambian ante la presencia del explosivo, basado en la acción de puertas moleculares nanoscópicas. “Mediante un estímulo externo, en este caso el TNT, se libera un colorante de dentro del material mesoporoso produciendo una señal visual, en concreto un cambio de color de incoloro a amarillo, que alertaría de la presencia del explosivo. Además del TNT, puede detectar también otros explosivos como el Tetril o el Ácido Pícrico en disolución”, explica Ramón Martínez Máñez, investigador del IDM en la Politècnica de València.

La investigadora de la Universitat de València, Ana Costero, apunta que “también se están desarrollando sensores de explosivos peroxídicos, que son compuestos fáciles de preparar a partir de productos de uso común y que se han empleado en ataques terroristas. Estos explosivos son difíciles de detectar. La metodología diseñada está encaminada a disponer de sistemas sencillos de detección que puedan usarse, por ejemplo, en aeropuertos, donde los problemas derivados del peligro de estos compuestos es evidente”. A més, Costero explica que el dispositivo desarrollado “se puede emplear en cualquier sitio donde se suponga que hay peligro” y ha recordado que “los explosivos peroxidicos son los que han conducido a que no podamos llevar líquidos en los aviones”. Costero ha añadido que “los explosivos polinitrados se pueden usar por ejemplo como detectores de minas antipersona”.

El dispositivo desarrollado por los investigadores españoles en colaboración con investigadores daneses es mucho más sensible, preciso y selectivo que los sistemas de detección actuales. “Se trata de una alternativa novedosa y más eficiente que los equipos que existen en el mercado. Los resultados de las pruebas realizadas en laboratorio, así como en análisis de suelos, han demostrado su eficacia como método de detección rápida de estas sustancias”, añade Yolanda Salinas, investigadora también del equipo de trabajo del IDM en la UPV.

La investigadora de la Universitat de València Ana Costero explica que el equipo de investigación del IDM lleva trabajando en el proyecto tres años “pero no es solo sobre explosivos sino que también se relaciona con gases nerviosos para los que tenemos ya sensores colorimétricos selectivos”.

Entre sus aplicaciones, los investigadores de la Universitat de València y de la Universitat Politècnica de València apuntan que podría ser utilizado por cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, así como por organismos vinculados con la preservación y cuidado del medio ambiente. De cara al futuro, señalan que estos dispositivos podrían incorporarse a un kit transportable para detección in situ del explosivo.

Esta investigación está financiada por un proyecto del Plan Nacional de del Ministerio de Economía y Competitividad, en el área de materiales, y por el de la Generalitat Valenciana. El equipo de investigación del IDM presentó sus últimos resultados en el marco del VI Workshop on Sensors and Molecular Recognition, celebrado a principios de mes en la Universitat de València.