UNIVERSITAT JAUME I

El director del Centro de Estudios Olímpicos de la Universitat Autònoma de Barcelona (CEO-UAB), Emilio Fernández Peña, ha lamentado que “antiguas instituciones, como el , no aprovechen las oportunidades de comunicación que les ofrecen las ” y ha asegurado que son los medios, principalmente la televisión, “quienes construyen la realidad cultural del deporte”.

Bajo el título de “La televisión y las redes sociales en la construcción de un megaevento deportivo”, el director del CEO ha explicado que la cobertura de los medios de comunicación, en especial de la televisión, en los grandes eventos deportivos (olímpiadas, mundial de fútbol, Eurocopa, etc.) ha permitido “convertir un evento local, en el que participaba el público que estaba en el estadio y en la ciudad, en un evento global”, seguido por millones de personas en todo el mundo.

“Por primera vez los medios saben bien a quién se dirigen -ha comentado en relación a las redes sociales- y las instituciones deben aprovechar la oportunidad comunicativa que les brindan para relacionarse con sus seguidores”. Para Fernández Peña, algunas instituciones como el COI, quien en su opinión tiene una página web muy interesante y completa, no se dan cuenta del potencial que tienen estas nuevas herramientas comunicativas para expandir su filosofía.

Fernández Peña ha explicado que es posible hacer llegar “las emociones del deporte” a todo el público a través de los mass media y transmitir valores como la amistad o el respeto, indicando que “acontecimientos como los juegos olímpicos repercuten en el desarrollo social y humano, además del económico”. En el caso de las olimpiadas, el 85% de los ingresos proceden de los derechos de televisión, esponsorización y merchandising y “parte de ese dinero se reinvierte en el deporte del país, a través de los comités olímpicos nacionales” ha asegurado.

El profesor de Comunicación ha descrito como los responsables de la señal institucional olímpica (Olympic Bradcasting Services) o de televisiones como la NBC estadounidense visitan las obras de las instalaciones olímpicas con meses de antelación para preparar las retransmisiones deportivas que “en el caso de la ceremonia inaugural y de clausura siguen una estructura de cuento, donde toda crítica remite una vez que se inicia el espectáculo, y en el que la reproducción es tan o más importante que la original”.