UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La Estación Biológica Torretes, un centro de la Universidad de Alicante y el Ayuntamiento de Ibi, ha pasado a formar parte de una asociación de jardines botánicos de la que forman parte las mejores instituciones de este tipo en España y Portugal.

Esta agrupación, denominada Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos (AIMJB), engloba también bancos de semillas y tejidos vegetales (germoplasma). La estación forma parte del Instituto de la Biodiversidad de la Universidad de Alicante (CIBIO). La Macaronesia incluye los archipiélagos atlánticos a la altura de África de las Canarias, Azores, Cabo Verde, Madeira e Islas Salvajes.

Indica Segundo Ríos, director de la Estación, que para adoptar su decisión la Asociación ha estimado calidad de sus zonas ajardinadas visitables y la identificación de los ejemplares vegetales, y el nivel de las actividades científicas de conservación e investigación que en ella se llevan a cabo. También se ha valorado la solidez institucional y perspectivas de continuidad del centro, en este caso respaldado por la UA y el Ayuntamiento de Ibi, y la calidad ornamental de su ajardinamiento e instalaciones.

La AIMJB ha adoptado su decisión unánime en una reciente reunión en la que sólo se aceptó la candidatura de Alicante y se rechazaron otras dos.

“Con este reconocimiento la Estación Biológica Torretes se convierte en el segundo de la Comunidad Valenciana junto al de la Universidad de Valencia”, ha señalado Eduardo Galante, director del CIBIO, lo que la coloca al mismo nivel de prestigio que éste e incluso que el Real de Madrid.

La estación, creada en 2003, desarrolla actividades de investigación y conservación de la biodiversidad vegetal mediterránea. Está situada en el término municipal de Ibi, en la cara sur del parque natural de la Font Roja. Tiene en total 53 hectáreas, de las que 44 son superficie forestal. Se creó junto con el Museo de la Biodiversidad, otro centro conjunto de la UA y el Ayuntamiento de Ibi situado en el núcleo de esta población.
El ahora también jardín botánico incluye diversas instalaciones y laboratorios y 300 metros cuadrados de invernadero con fines científicos. Sus colecciones vegetales se distribuyen en sus dos jardines, el etnobotánico Joan Pelicer y el de las culturas Santiago Grisolía, y en sus elementos conectivos y espacios naturales reforestados o ajardinados.

La estación desarrolla proyectos científicos, principalmente sobre sus recursos naturales propios, sobre la química de sus extractos o compuestos que puedan ser útiles para la industria médico-farmacéutica o cosmética. El carácter multidisciplinar del CIBIO permite abordar estos proyectos desde una perspectiva integrada, por ejemplo buscando en la relación insecto-planta no solo nuevos conocimientos científicos, sino potenciales aplicaciones a la lucha biológica y control de plagas.

También desarrolla diversos programas educativos y divulgativos. Recientemente ha celebrado las Jornades d’Etnobotànica en Llengua Catalana en su cuarta edición.