El Centro Asociado clausuró con esta actividad el curso ‘La risa y el humor: entrenamiento en emociones positivas’ al que han asistido cerca de 120 alumnos

El se ha convertido en un escenario de luz y color esta mañana en la clausura del curso ‘La risa y el humor: entrenamiento en emociones positivas’ ya que previo a la despedida se celebró ‘La fiesta de las emociones’.

Esta actividad, a la que han asistido los cerca de 120 alumnos que participan en el monográfico, ha sido conducida por la directora del curso, Mª Carmen Pérez-Llantada, y por la coordinadora, Lourdes López de la Llave. Ambas, disfrazadas de la payasita Críspula y de una monja con traje de presidiario, respectivamente, han animado a los participantes a expresar sus propias emociones desde el disfraz y la representación. Así, los alumnos se han convertido en rebaños de ovejas, manadas de gatos e, incluso, una bandada de patos.

Esta divertida actividad es la puesta en práctica de los conocimientos teóricos que se han desarrollado en el marco de este curso. Durante las otras dos jornadas, los alumnos han conocido, de la mano de diversos expertos, cómo las emociones positivas contribuyen al bienestar y son unas herramientas eficaces para afrontar las enfermedades e imprime sentido de perspectiva a nuestros problemas.

De hecho, las emociones positivas contribuyen a la segregación de diversas hormonas que aportan bienestar a nuestro cuerpo y cómo forma parte del sistema nervioso, a su vez, contribuye en el refuerzo del sistema inmunológico con los beneficios que conlleva.