UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El fundador y responsable de proyectos de Amalio Rey considera que las redes permiten burlar cualquier posibilidad de censura y de control de la información

El fundador y responsable de proyectos de eMOTools Amalio Rey ha asegurado hoy que la gente se está organizando en las para convertirse en un canal de control de la política, las instituciones públicas y las empresas con el objetivo de que las instituciones trabajen para las personas y no al revés, que las personas estén al servicio de las instituciones, que es lo que está ocurriendo, a su parecer. Según ha explicado, las son un canal para reducir la opacidad de las instituciones y mejorar los mecanismos de control. Cuando esto ocurre, se produce un impacto positivo en la democracia.

Amalio Rey, que ha participado en el curso de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona “La empresa y la Administración pública en la era de las redes sociales”, piensa que las redes sociales, al democratizar las conversaciones, consiguen que el monopolio de la información sea menor, propiciando que existan voces alternativas que no tienen que pasar por instrumentos de edición, ya que todos los medios de difusión tienen editores y controladores. “Sin embargo, las redes sociales constituyen un canal directo entre personas, lo que permite burlar cualquier posibilidad de censura y de control de la información. En la actualidad, existen muchos ejemplos sobre la ocultación de determinados hechos que las redes sociales han permitido que salgan a la luz, gracias a que se ha encontrado ese canal alternativo para compartir información. Aún así, seguimos contando con unos medios de difusión que tienen mucho poder y controlan las ideas fuerza que predominan a nivel social, con una potencia de reproducción mucho mayor que a través de las redes sociales”.

Por otro lado, el ponente ha explicado que el uso de las redes sociales en la situación actual de crisis económica está teniendo efectos muy positivos, en el sentido de que propician las relaciones entre personas. “Si sabemos utilizarlas, podemos propiciar dinámicas de inteligencia colectiva y de colaboración. De esta crisis no vamos a salir con más competencia, en el sentido de competir unos con otros, sino con más colaboración y las redes son una magnífica herramienta para colaborar, pues permiten que la gente pueda construir comunidades, votar ideas y ayudan a que emerja una meritocracia de manera natural y no impuesta, reconociendo la propia red a la gente con más competencia y capacidad”, sostiene Rey. Asimismo, pueden contribuir a la reducción de situaciones negativas. Para ello, ha puesto el ejemplo de cómo la gente se ha organizado a través de las redes sociales para conseguir dinero e interponer una querella al ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato.

Por último, considera que las redes sociales son una herramienta que ofrece la oportunidad de crear un espacio para que los ciudadanos puedan tener una implicación activa en los procesos o servicios que reciben. Desde su implantación, la conversación entre los ciudadanos y las empresas o administraciones públicas ha dejado de ser unidireccional, debido a la mejora de la capacidad de diálogo entre los actores implicados. “Por ejemplo, los usuarios de redes sociales pueden opinar sobre qué mejoras se pueden hacer a un producto, en el caso de las empresas, o a determinados programas públicos puestos en marcha por las Administraciones. Si el ciudadano participa activamente en las redes sociales y de forma inteligente, dejará de ser un consumidor pasivo de información y mantendrá un comportamiento proactivo”, concluye Amalio Rey.