UNIVERSITAT JAUME I

Los de la Unidad de Mineralogía Aplicada y Ambiental de la Universitat Jaume I de Castellón y Ana Belén Vicente, junto con la colaboración del investigador del Departamento de Agroquímica y Medio Ambiente de la Universidad Miguel Hernández de Elche Manuel Jordán, han establecido un nuevo índice de calidad del aire que tiene como base el poder establecer un criterio que sirva como herramienta para comprender de una manera más fácil y clara la calidad del aire que se respira en un área. Su estudio ha sido publicado en la prestigiosa Journal of Environmental Management con el título “Assesment of PM10 pollution episodes in a ceramic cluster (NE Spain): Proposal of a new quality index for PM10, As, Cd, Ni and Pb”. En este trabajo se describe la evaluación de la calidad del aire en términos de niveles de partículas atmosféricas en suspensión y su contenido en arsénico y metales pesados legislados(PM10, As, Cd, Ni y Pb), tras un periodo de cinco años de muestreo, análisis y caracterización.

El estudio se ha realizado en el clúster cerámico de Castellón. Esta provincia es un área estratégica de trabajo en el marco de la Unión Europea para el control de la contaminación. Aproximadamente el 80% de la fabricación de baldosas cerámicas europeas e industria química auxiliar se concentra en dos clústeres, uno en Módena (Italia) y el otro en Castellón. En el trabajo, se han evaluado las diferencias estacionales en el número de días en los que los límites de concentración de contaminantes se superan y se han identificado las fuentes de contaminación. Se han establecido los índices de calidad del aire para cada contaminante con la idea de informar al ciudadano de forma visual, a través de una carta de colores, de la calidad del aire que respira. Además, de conformidad con la Directiva 2008/50/CE, se propone un Plan de Calidad del Aire con la finalidad de proteger la salud humana y el medio ambiente en su conjunto, en el área de estudio. La metodología propuesta en este trabajo es una herramienta útil para el desarrollo de futuros planes de evaluación de la calidad del aire en otras áreas altamente industrializadas de diferentes regiones o países.

El control de la contaminación atmosférica es uno de los objetivos más importantes en la evaluación de riesgos de contaminación en la actualidad. En este sentido, las herramientas modernas y precisas que permiten a los científicos evaluar, cuantificar y predecir la contaminación del aire son de particular interés, según destacan los autores de la investigación. El control de material particulado atmosférico es un desafío para la Unión Europea. Las normas específicas sobre este tema se están desarrollando (la Directiva 2004/107/CE, Directiva 2008/50/CE) y trasponiendo a la legislación propia de cada país miembro, a fin de reducir los posibles efectos adversos sobre la salud humana causados ​​por la contaminación del aire.