UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La Universidad de Alicante participa en el descubrimiento de una estrella anómala

La Universidad de Alicante ha participado en el descubrimiento de un (una estrella de neutrones de radio muy pequeño) anómalo porque su campo magnético, por lo general extremadamente fuerte en este tipo de objetos estelares, es mil veces más más débil de lo corriente.

La parte de este proyecto que ha desarrollado la UA ha sido llevada a cabo por el profesor , director del Departamento de Física Aplicada. El estudio que aparece en el último número de Astrophysical Journal, ha sido realizado por el Instituto de Ciencias del Espacio, centro mixto del y el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña y dirigido por la investigadora .

Indica José Pons que el proyecto ha tenido dos partes, una observacional y otra de estudio teórico. Él y el equipo que dirige en la UA han trabajado en las simulaciones numéricas de la evolución y la estructura del magnetar. La Agencia Espacial Europea (ESA), que ha editado un vídeo ilustrativo, ha calificado este objeto estelar como un monstruo magnético de personalidad dual.

Explica una nota del CSIC que éste es el el segundo magnetar anómalo del universo hallado hasta ahora, con características magnéticas más débiles, propias de los púlsares, otro tipo de estrellas. Los magnetares, estrellas de neutrones con una masa un poco mayor que la del Sol, son capaces de contenerla comprimida en un radio de aproximadamente 10 kilómetros, mientras que el Sol tiene 696.000 kilómetros.

La estrella estudiada, denominada SWIFT J1822.3‐1606, está a 16.300 años luz de la Tierra, en la constelación de Sagitario y tiene una edad relativamente joven a escala cósmica de unos 550.000 años.

El estudio se inició tras la repentina erupción de rayos gamma observada hace un año por el satélite Swift de la NASA. Tras ella los investigadores hicieron un seguimiento del objeto durante varios meses con otros satélites de rayos X y telescopios de varios países en el rango óptico e infrarrojo, incluido el Gran Telescopio de Canarias.

Añade el CSIC que, hasta ahora, se creía que los magnetares se diferenciaban de los púlsares por tener un campo magnético muy intenso. El campo magnético de un magnetar es aproximadamente 1.000 veces mayor que el de un púlsar normal, que además es alrededor de 1.000.000.000.000.000 de veces mayor que la del Sol. Además, estos campos magnéticos tan altos tienen líneas magnéticas tan retorcidas que de repente se rompen y experimentan erupciones de partículas de muy altas energías, tal y como sucede en el Sol. Por el contrario, los púlsares no sufren erupciones repentinas, y tienen una emisión quieta y tranquila. Por su parte Nanda Rea ha indicado que este descubrimiento sugiere que el comportamiento de tipo magnetar puede presentarse en un rango de objetos estelares mucho más amplio de lo que se creía.