UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El Reglamento del Alumnado, aprobado en , regula por primera vez el estatus de este importante colectivo universitario

Los derechos, los deberes, la garantía de una valoración objetiva de su rendimiento académico, el procedimiento de revisión de las calificaciones, el sistema de representación estudiantil o la participación en asociaciones estudiantiles son algunos de los aspectos de la vida universitaria de los estudiantes que a partir de ahora se hallan regulados de forma unificada en el nuevo Reglamento del Alumnado, que ha aprobado recientemente el Consejo de Gobierno de la Universidad del País Vasco.

La necesidad de contar con un texto de estas características partía de la aprobación de los propios Estatutos de la entidad, y ha sido fruto de una directa y cercana colaboración con la representación del Consejo de Estudiantes de la UPV/EHU, que ha participado activamente en su redacción definitiva.

Ahora, gracias a este nuevo reglamento, el alumnado cuenta con una única referencia para iniciar su andadura universitaria y conocer las reglas que les afectan, así como sus derechos y obligaciones, sin tener que acudir a las distintas normativas que existían con anterioridad.

El documento se divide en una serie de títulos, que arranca con un listado de derechos del alumnado, donde se concretan la libertad de pensamiento; la igualdad y no discriminación; los derechos lingüísticos; el respeto a su intimidad e imagen; el derecho a la información; la protección en materia de salud y la prevención de riesgos. El alumnado también tiene derecho a un sistema eficaz de tutorías; a participar en la evaluación del personal docente, investigador y de servicios; a obtener reconocimiento académico por su participación en determinadas actividades; a la protección de sus datos personales; a participar en programas de movilidad; o al reconocimiento de la autoría de los trabajos realizados durante sus estudios. Se recoge explícitamente el reconocimiento de la defensa de sus derechos y al ejercicio de reivindicaciones y protestas académicas. Todos estos derechos regulados de forma garantista, pero manteniendo del mismo modo el correcto mantenimiento del calendario de evaluación establecido.

Junto a esta carta general de derechos, se establecen por primera vez especificidades para categorías especiales de alumnado, que ver así ampliados y garantizados sus derechos. De ese modo, se definen los derechos de estudiantes de grado y master; de doctorado; en formación continua; deportistas; víctimas de la violencia de género; parto o adopción; personas cuidadoras de familiar dependiente; y personas que compaginen estudios con formación laboral.

A continuación, el reglamento establece las obligaciones que asume el alumnado, entre ellas, conocer la normativa de la UPV/EHU; respetar los derechos de las demás personas; asumir las tareas que les corresponden; ejercer con dedicación y responsabilidad los cargos obtenidos en elecciones; informar al alumnado representado de las actividades y resoluciones de los órganos; participar en las reuniones de los órganos colegiados de los que forme parte; contribuir a la mejora de la universidad; utilizar cuidadosamente el patrimonio universitario; no aceptar trato de favor o privilegio; respetar el nombre, símbolos y emblemas de la UPV/EHU; respetar los actos académicos, sin menoscabo de su libre ejercicio de expresión y manifestación; ejercer y promover activamente la no discriminación; el estudio; y participación activa en las actividades académicas que ayuden a completar su formación; actuar con responsabilidad y objetividad en los procesos de evaluación; y participar en el proceso de enseñanza aprendizaje, respetando los procedimientos y los plazos establecidos.

El reglamento también establece la composición y funcionamiento de los órganos de representación estudiantil (especialmente los Consejos de Estudiantes), y de las asociaciones de los mismos. También dedica un amplio apartado a la planificación y evaluación de la enseñanza, y, por último, establece un protocolo para la manifestación de quejas.

En opinión de Eva Ferreira, secretaria general de la UPV/EHU: “La aprobación de este reglamento supone la definición del estatus de todas las personas que estudian en la UPV/EHU, con plena garantía de sus derechos, concreción de sus obligaciones, establecimiento de criterios claros para la evaluación de su trabajo, y establecimiento de vías eficaces de participación en la vida de la universidad, incluida la toma de decisiones. Queremos destacar que el reglamento se ha elaborado buscando el consenso con la representación estudiantil y atendiendo a sus demandas y reivindicaciones. Pensamos que a partir de ahora el desarrollo de la actividad académica, pero también lúdica y social, del alumnado de la UPV/EHU va a ser más intenso y enriquecedor”.

Por su parte, el presidente del Consejo de Estudiantes de la UPV/EHU, Aratz Castro, ha declarado: “siempre tuvimos como objetivo principal que el reglamento debía ser un avance en los derechos sociales del alumnado. De ahí que se recojan en él los derechos lingüísticos o que se hayan reconocido derechos específicos a quienes tienen hijos menores de tres años, victimas violencia de género o aquellas que tienen personas dependientes. Del mismo modo, apostamos por dar facilidades a quienes se vean obligados a compaginar estudios y trabajo, siguiendo la filosofía que marca el Espacio Europeo de Educación Superior.”