UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El director del Comité Internacional de Arte Rupestre de la UNESCO ha ofrecido hoy una conferencia sobre los hallazgos del arte de los últimos 25 años dentro de los Cursos de Verano de la UC en el Parlamento

“Los primeros humanos modernos que vivieron en Europa hace unos 40.000 años tenían un arte muy sofisticado”, ha afirmado hoy en Santander Jean Clottes, director del Comité Internacional de Arte Rupestre de la UNESCO, en una conferencia sobre el arte paleolítico desde 1991 hasta hoy, enmarcada en el curso de verano de la Universidad de Cantabria “Altamira: conservación y patrimonio”, celebrado en el Parlamento regional.

Clottes ha explicado que en los últimos 25 años ha habido muchos descubrimientos paleolíticos que han obligado a los expertos a cambiar su “visión del ”, como el hallazgo de nuevas cuevas con excelentes pinturas o “arte al aire libre”.

Según ha indicado el experto, en 1994 se descubrió la cueva de Chauvet, en cuyo interior se encuentran representados más de 400 animales “en unas condiciones extraordinarias. Incluso hay algunos en perspectiva”, ha acentuado Clottes. “Las pruebas radio carbónicas indican que estos dibujos datan de hace 37.000 años, lo que nos hizo modificar completamente nuestra concepción sobre la evolución del arte rupestre”, ha advertido director del Comité Internacional de Arte Rupestre de la UNESCO. “Esto supone que la evolución del arte de la humanidad no fue progresiva, sino cíclica: ha habido períodos en los que la gente sabía dibujar muy bien y otros en los que no”, ha continuado exponiendo Clottes.

El arqueólogo frances también se ha referido a otros nuevos hallazgos de los últimos años como el descubrimiento de arte al aire libre, siendo muy significativos los yacimientos de Foz Côa (Portugal) y Siega Verde (España), de los que ha destacado que “ahora sabemos que hay mucho más arte en el exterior que en el interior de las cuevas, lo que supone que los rituales y ceremonias no solo se celebran dentro de las cavidades, sino que la mayoría se hacían en el exterior”.

Asimismo, el director del Comité Internacional de Arte Rupestre de la UNESCO ha señalado que estos nuevos conocimientos han podido realizarse también gracias a los avances en las técnicas de investigación porque ” ahora se puede tomar una muestra de un miligramo de carbón para recoger una fecha; antes se necesitaban gramos, lo que hacía inviable la posibilidad de rascar tal cantidad de pintura”; además de las nuevas técnicas fotográficas que permiten a los especialistas estudiar el arte rupestre “sin causar ningún daño”, ha añadido el experto.

Estos descubrimientos de cuevas y de artes en el exterior, así como en los nuevos métodos de investigación, “han hecho que en estos últimos 25 años hayamos cambiado nuestra visión del arte prehistórico, ya que hemos podido descubrir muchas más cosas que en todo el siglo anterior”, ha concluido el director del Comité Internacional de Arte Rupestre de la UNESCO.