UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El profesor de la Universidad Pablo de Olavide afirma que las personas que vienen con problemas a un proceso de necesitan que les devuelvan la ilusión

El presidente de la Asociación de Magos de Sevilla Mario el Mago ha asegurado hoy que transformar una situación de conflicto en un acuerdo propiciado por el entendimiento es como un juego de magia. La magia es una herramienta que se usa dentro del ámbito de la mediación para recabar información en una persona con la que resulta difícil hablar o comunicarse: “A veces he tenido niños en la consulta que no han querido expresarse delante de sus padres y, al hacerle un juego de magia, a través del cual puedes conseguir la sonrisa de una persona en tres segundos, te das cuenta que esa persona se abre a los comentarios o ideas”.

Mario Sánchez, que también es psicólogo y mentalista, ha participado en el “Taller sobre mediación: Desaprender para aprender, X edición”, que se está celebrando dentro de los cursos de verano del Centro de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

Además, ha reconocido que existen muchos puntos en común entre el mago y el mediador. “En un proceso de mediación puede haber caras largas entre las partes y, al ver que no funcionan los métodos tradicionales, se hace un juego de magia para ver si a partir de ahí se puede mejorar algo la situación. Tienes que tener tacto porque es muy complicado”, sostiene Mario.

La mediación es un proceso de resolución de conflictos, donde el mediador adopta una posición imparcial y de ayuda, facilitando a las partes a que ellas mismas gestionen sus conflictos, a través del diálogo y la comunicación, llegándose a acuerdos satisfactorios que contemplen las necesidades de las partes, partiéndose de una visión positiva y funcional del conflicto.

A este respecto, Javier Alés, profesor de la Universidad Pablo de Olavide y presidente de la () ha declarado que las personas que vienen con problemas a un proceso de mediación necesitan que les devuelvan la ilusión “y para ello, nada mejor que una varita mágica”.

Alés cree que “la raíz de todos los conflictos estriba en que las personas no encuentran la parte de razón del otro, por lo que es necesario que la gente se reconozca entre sí”. Sólo el pasado 2011, el Servicio de Mediación Familiar de AMEFA atendió 711 casos.

Por otro lado, Mario el mago considera que desde su punto de vista, la mediación es el camino más adecuado para solucionar los conflictos, algo que cree necesario que la gente sepa para que puedan hacer uso de este servicio. “Antes de irte a un abogado que te ponga el pie en el cuello y todo lo malo que consiga para la otra parte es beneficioso, falsamente, para la otra que defiende, ver que dos partes en conflicto pueden llegar a un acuerdo por ellos mismos es una solución con mucha más cohesión y ayuda a que se cumpla el pacto. Las cosas impuestas, al final, no funcional, por lo que la mediación es el camino alternativo”, ha finalizado.