UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El periodista del diario Marca ha acudido hoy al Ayuntamiento de Colindres para participar en un coloquio sobre los Juegos Olímpicos dentro de un curso de verano de la Universidad de Cantabria

, periodista deportivo y adjunto al Director del diario “Marca”, ha afirmado hoy en Colindres que “para ser un atleta de élite tienes que tener unas condiciones físicas que yo no tenía; como no podía hacerlo, me dediqué a relatarlo”.

El prestigioso periodista ha acudido hoy al Ayuntamiento de Colindres para participar en un coloquio sobre los Juegos Olímpicos, que forma parte del Curso de Verano de la Universidad de Cantabria “Entrenamiento deportivo: teoría y práctica del entrenamiento actual para deportes de equipo” y en el que los asistentes pudieron preguntar al profesional sobre su visión del deporte actual y sus aficiones.

Segurola inauguró la ponencia hablando de cómo surgió su vocación profesional cuando, bien pequeño, se quedó prendado de la televisión viendo los Juegos Olímpicos del 64 que se celebraron en Pekín. “Me gustó tanto lo que vi que decidí dedicarme al periodismo deportivo”, ha asegurado Segurola.

“Me impactó el desafío, la gente que era capaz de afrontar los desafíos humanos, la sensación de que no hay límites para el hombre; esa idea de que hay barreras que romper constantemente”, ha expresado el directivo de Marca. “Recuerdo a Bob Hayes corriendo la final de Tokio de 100 metros, en la calle 1, una pista ceniza; me deslumbró la potencia. Marcó un tiempo extraordinario y, desde entonces hasta aquí siempre ha habido alguien todavía más extraordinario, capaz de acercarse a las proezas de los héroes, casi de los dioses”, ha rememorado el periodista.

El periodista ha explicado su trabajo durante los Juegos Olímpicos: “es una pastilla atómica en dos semanas, hay de todo y a todas horas. Prácticamente se duermen 3 ó 4 horas y tienes que dedicar entre 12 y 15 horas a trabajar”. “A pesar de que sabes lo que tienes que hacer, siempre debes estar pendiente de que haya una sorpresa, una medalla en otro sitio, algo que no se preveía que tuviese mucho éxito y que en la televisión gana mucha audiencia de forma inesperada”, continuó exponiendo el veterano profesional.

En lo referente a las diferencias existentes entre el deporte actual y el de hace unos años, Segurola ha lamentado que “desgraciadamente empieza a haber una hiperprofesionalidad, con el fútbol a la cabeza, que está más cerca del mundo de los negocios que del deportivo, mientras que los básicos como el atletismo se van quedando atrás porque interesan menos a eso que se llama audiencia”. Asimismo, ha mostrado una gran tristeza al expresar que, como consecuencia de esto, “muchos deportes no van a desaparecer, pero sí van a tener muy difícil la supervivencia”.

Del mismo modo, ha denunciado que “el dopaje es una lacra, un drama terrible para el deporte, porque si le quitas credibilidad, el deporte no tiene sentido”.

Segurola ha revelado a su público que le interesan casi todos los deportes, sobre todo los “más naturales: el atletismo, la natación o el fútbol”, mientras que siente menos afinidad con aquellos en los que interviene la mecánica, como la fórmula 1 o el motociclismo. “En este sentido se puede decir que soy más de deportes olímpicos”, ha afirmado el especialista en periodismo deportivo.