UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Un conjunto de de la Universidad de Sevilla trabaja en el desarrollo de y dispositivos catalíticos en miniatura para su aplicación en , como , o automóviles. Estos dispositivos en miniatura se basan en reactores que microcanales que a partir de combustibles como el diesel, metanol, bioetanol, glicerina de biodiesel o gas natural obtienen hidrógeno.

El director del Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Sevilla, José Antonio Odriozola Gordón, explica que en estos procesos también se produce una cierta cantidad de CO2 , que es un “veneno” para las pilas de combustible poliméricas. La eliminación de este “veneno” se realiza a través de otra serie de reacciones, como el desplazamiento del gas de agua. La integración de estos reactores en miniatura da lugar a los procesadores de combustible.

De forma paralela, Odriozola Gordón informa que estos reactores, cuya principal característica es la intensificación de los procesos, pueden utilizarse en reacciones catalíticas que transforman el CO2 causante del efecto invernadero en petróleo sintético. En esta línea, trabajan con empresas andaluzas para disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera. La intensificación de procesos presenta, entre otras ventajas, un mayor rendimiento de las reacciones con menos consumo de energía y una disminución de los subproductos de desecho, lo que resulta en procesos más “verdes”.

En la actualidad, los desechos que genera el sector industrial son un problema medio ambiental de primer orden para combatirlo, este Grupo de Investigadores trabaja también en la transformación de la biomasa en productos de alto valor añadido. Así, estudian la reutilización de la celulosa o la lignocelulosa, entre otros, para obtener monómeros que sirvan de inicio en procesos de síntesis o que sean eficientes por si mismos.