UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA

Desarrollaron la iniciativa durante seis meses en Lambayeque y han obtenido un sobresaliente en el Proyecto Fin de Carrera

Idoya Mendiburu Huarte y María Salsamendi Urra, ambas estudiantes de de la Universidad Pública, han liderado un proyecto de mejora de la gestión de un centro de residuos ubicado en Lambayaque, en el noroeste de Perú. El proyecto, que ha formado parte del de la UPNA, se ha realizado en colaboración con la ONG local Compromiso con la Mujer y ha consistido en la puesta en marcha de un aula de sensibilización sobre el reciclaje de residuos, la instalación de electricidad a través de energías renovables, la mejora de la calidad del compost y la creación de un biodigestor para fomentar la separación de la basura en los domicilios. Idoya Mendiburu y María Salsamente han convertido esta experiencia en su Proyecto Fin de Carrera, que, una vez defendido, ha obtenido un sobresaliente.

La estancia de estas dos estudiantes en Perú se ha prolongado durante seis meses. El proyecto lo desarrollaron en el Centro de Acopio de Materiales de Lambayaque, una localidad de cerca de 11.000 habitantes. En este centro, gestionado por la ONG Compromiso con la Mujer, se había puesto en marcha una experiencia piloto para sensibilizar a la población sobre la necesidad de separar las basuras y reciclarlas. Los gestores de estas instalaciones recogen residuos puerta a puerta, los separan en el centro de acopio y venden aquellos que tienen algún valor. Los residuos que son de origen orgánico los utilizan para hacer compost.

La primera labor fue, precisamente, mejorar la calidad de este compost, ya que su elevada salinidad lo hacía inadecuado para su venta. Antes de viajar a Perú, las dos estudiantes de la UPNA se pusieron en contacto con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona para recibir asesoramiento sobre el compost. Con la ayuda de dos alumnos de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque, hicieron una cubierta para preservar el compost de la salinidad ambiental. Tras realizar varios experimentos en cuatro muestras de compost, lograron reducir la salinidad a la mitad.

Aula de sensibilización sobre el reciclaje

El segundo proyecto impulsado por Idoya Mendiburu y María Salsamendi fue la construcción de un aula para impartir talleres sobre la correcta gestión de los residuos, el compostaje y las energías renovables. Las dos estudiantes fueron las encargadas de dirigir el proyecto y coordinar su construcción. El aula fue inaugurada por las autoridades locales y ellas mismas fueron las encargadas de impartir los primeros talleres dirigidos a escolares. Una vez finalizada la estancia de las dos estudiantes en Perú, las charlas y las visitas las realizan los miembros de la ONG Compromiso con la Mujer. Estas sesiones se ofertan a colegios de la zona, a asociaciones de mujeres y a agricultores.

La experiencia se completó con la instalación de un molino y de una placa solar en el Centro de Acopio de Materiales, que no contaba con una red de suministro eléctrico. Las estudiantes compraron los componentes de cada una de las fuentes de energía y se encargaron de su construcción. De igual forma, construyeron un biodigestor doméstico de muestra para que los habitantes de esta localidad puedan conocer durante sus visitas al centro cómo pueden reciclar basura orgánica en sus casas.

Programa de Formación Solidaria

El Programa de Formación Solidaria es una iniciativa propia de la UPNA enmarcada en la Cooperación Universitaria al Desarrollo que busca reforzar la solidaridad y los valores de la cooperación al desarrollo de la comunidad universitaria, así como ofrecer una formación profesional práctica en el mundo de la cooperación internacional. En el curso 2011-12 la Universidad ofreció un total de 35 becas dirigidas a estudiantes.

Los estudiantes seleccionados se desplazan a sus países de destino por un periodo de entre tres y seis meses para la realización de prácticas o proyectos fin de carrera en proyectos de cooperación. El programa se realiza en colaboración con universidades de los países donde se ejecutan los proyectos y con organizaciones no gubernamentales de desarrollo y otras agencias internacionales de cooperación. Al finalizarse, los estudiantes presentan una memoria justificativa de la actividad realizada. Las personas que participan en este programa cuentan con una ayuda para los gastos de viaje, un seguro completo de enfermedad y una ayuda económica mensual en concepto de alojamiento y manutención.