UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Un estudio del Instituto de Estudios Económicos revela que con el funcionamiento de esta línea los usuarios se ahorrarían 7 millones de euros

El presidente del Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (INECA), Joaquín Rocamora Ferri, y el de la Universidad de Alicante, , reiteran al Consell la solicitud de puesta en marcha “de manera inmediata”, de la Línea 2 del TRAM “por razones de carácter económico, social y ambiental”. Estas declaraciones han sido realizadas durante la Junta General que INECA ha celebrado esta mañana en la Universidad de Alicante.

Esta reclamación viene avalada por un estudio sobre el TRAM que ha realizado INECA en la que se pone de manifiesto que de ponerse en marcha ya, “en 2015, se producirían 2,7 millones de viajes en la Línea 2 del TRAM transferidos del transporte privado”. A esta cifra habría que sumarle otros 3 millones de trayectos procedentes del autobús. Según el mencionado informe, en cifras globales, esto supondría que la Línea 2 del TRAM “tendría del orden de 6 millones de usuarios, si agregamos el tráfico inducido provocado por la creación de esta nueva infraestructura en su entorno próximo”.

El estudio Impacto socioeconómico del TRAM en el área metropolitana de Alicante, coordinado por el profesor de la Universidad de Alicante, Armando Ortuño Padilla, constata “que los usuarios (2,7 millones de trayectos) que abandonen el coche por el TRAM tendrían un ahorro de 5 millones de euros, 1,835 euros por trayecto”.

El ahorro en tiempo de los 6 millones de usuarios potenciales está cuantificado en 2 millones de euros. Los ahorros de tiempo benefician especialmente a los usuarios del autobús. Contabilizando las variables de tiempo y dinero, los potenciales usuarios se ahorrarían 7 millones de euros si se decantaran por este transporte público. Este dinero representa el 50% del ahorro del total de las cuatro líneas TRAM en Alicante.

Por su parte, el rector de la Universidad de Alicante ha reiterado la importancia de la inmediata puesta en marcha que tiene esta infraestructura para la Universidad y su área metropolitana próxima, “sobre todo en estos momentos económicos tan difíciles”, ha apuntado.

De otro lado, Manuel Palomar considera que INECA realiza una labor rigurosa y científica en defensa de los intereses generales de la provincia de Alicante como se demuestra en su papel reivindicativo con el AVE, el aeropuerto y sus conexiones, el TRAM, la Sociedad de Garantía Recíproca y el agua, entre otros proyectos. El rector de la Universidad ha anunciado su intención de “colaborar con INECA y estrechar aún más los lazos con las pymes de la provincia”.

Banco malo

Durante su intervención, el director general de INECA, Juan Iranzo, ha explicado que “el banco malo es un banco de tiempo al que las entidades transferirán sus activos para aligerar el peso que tienen y comenzar a dar créditos”. Las características de este banco no se conocen aún porque falta saber el valor que se le da a los activos transferidos, ya que las normas se darán a conocer en noviembre, ha apuntado Iranzo.

Por su parte, el presidente del Instituto de Estudios Económicos Provincia de Alicante ha señalado “que el Gobierno no ha contado con los empresarios para la creación del llamado banco malo” y ha mostrado su temor a que el resultado no satisfaga a nadie cuando “nos jugamos mucho con este proyecto”.

Respecto a la economía nacional, Iranzo cree “que la prima de riesgo irá bajando hasta situarse en los 350 puntos básicos, lo que permitirá a España salir de la situación de eterna duda de si el país podrá afrontar o no sus compromisos”. Para el próximo año profetiza “que la economía española crecerá en el segundo trimestre y que el empleo comenzará a repuntar en verano, siempre y cuando se hayan resuelto los ERE de las empresas públicas”.

El director general de INECA cree que la subasta de Tesoro Público de mañana será clave para la mejora de confianza, pero que cuestiones como los anuncios de independencia de Cataluña no ayudan demasiado.

En clave internacional, el director general de INECA ha explicado que la Unión Europea “sufrirá una caída del 0,5%, frente al crecimiento de países como Estados Unidos y China”. A juicio de Iranzo, este retroceso se debe a que en Europa “no ha habido políticas internas comunes, sino políticas de neoliberalismo donde cada país ha actuado en su propio beneficio”.