UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

En este nuevo curso académico, además de los becarios europeos, la Universidad de Cádiz acoge a una treintena de alumnos procedentes de Brasil y otros 30 de Kazajistán

La internacionalización en la Universidad de Cádiz se establece como uno de los ejes prioritarios de actuación. El programa es una de sus principales herramientas para facilitar la movilidad de unos 700 alumnos entrantes, 700 salientes, 200 profesores y personal de Administración y Servicios (PAS) de y hacia Europa. Precisamente, estos días están llegando los primeros estudiantes a la UCA.

Los alumnos Erasmus constituyen un público perfecto para mostrar, no solo la universidad, sino también la cultura y la oferta de la ciudad y de la provincia de Cádiz. La vertebración de la UCA en cuatro campus posibilita que este grupo tenga una visión global de la institución académica y de la zona.

Cada año se intensifica más la presencia de los alumnos visitantes en las aulas de la UCA, sobre todo Erasmus, pero también en número creciente de Iberoamérica, Rusia y China. En este curso también vendrán una treintena de estudiantes brasileños, a través del programa Ciencia sin Fronteras, y otros 30 del país asiático Kazajistán.

La Universidad de Cádiz tiene una política de búsqueda de alianzas para obtener la mayor visibilidad y movilidad posible. Ha suscrito convenios con países de los cinco continentes y es referencia en Rusia y el espacio post-soviético, el norte de África e Iberoamérica. Su objetivo es lanzar la cooperación universitaria al máximo nivel en todos los campos posibles: movilidad de alumnos y profesores, establecimiento de acuerdos docentes, proyectos conjuntos de investigación y movilidad de investigadores y cooperación para el desarrollo. En este camino, las Aulas Universitarias Internacionales (del Estrecho, Iberoamericana e Hispano Rusa) juegan un papel fundamental promoviendo el contacto y la búsqueda de interrelaciones.

La llegada de alumnos de otros países es doblemente fructífera, en el ámbito académico y también en el socioeconómico, ya que constituyen un revulsivo para la localidad que los acoge. Otro objetivo cumplido, dentro de la responsabilidad social de la UCA para con la sociedad en la que se encuentra inserta.