UNIVERSIDAD DE NAVARRA

-La investigación, la oferta de posgrado, la internacionalización y la captación de recursos para proyectos y becas, principales desafíos de la Universidad de Navarra según el , Alfonso Sánchez Tabernero

“La situación destacada de Navarra en ámbitos culturales, educativos, sanitarios y económicos nos llena de alegría y -por qué no confesarlo- de cierto orgullo porque consideramos que -en una pequeña parte- la Universidad de Navarra ha contribuido a que Navarra alcance esas cotas de bienestar y sea una de las regiones europeas más prósperas y con mayor calidad de vida”. Así lo afirmó el pasado viernes el rector de la Universidad de Navarra, , durante el acto de apertura oficial del curso académico 2012-2013.

El rector se refirió así a un ranking de comunidades españolas que se hizo público la semana pasada y que sitúa a Navarra a la cabeza en cuanto a indicadores de calidad sanitaria, consumo de prensa por habitante (ratio de desarrollo cultural) y aspectos macroeconómicos como renta per cápita o tasa de desempleo.
“La Universidad se ha esforzado durante los últimos 60 años por servir a Navarra. Y, a la vez, ha sentido siempre muy cerca el afecto, la ayuda de tantas personas de la Comunidad foral”, recalcó.

En ese sentido, expresó la necesidad de seguir brindándole su apoyo, especialmente en el contexto de la actual coyuntura económica: “En el momento presente todos debemos esforzarnos un poco más para aliviar la difícil situación en la que se encuentran muchas familias. Por ese motivo, desde la Universidad nos planteamos qué más podemos hacer para servir mejor a Navarra. Una nueva contribución en este sentido será el traslado al campus de Pamplona a partir del próximo curso de ISSA, esta prestigiosa Escuela de formación de asistentes de dirección, por cuyas aulas han pasado ya más de 3.000 alumnos”.

Un proyecto basado en las grandes propuestas del pensamiento cristiano

El rector recordó los cuatro aspectos que priorizará la Universidad en los próximos años, con el fin de servir mejor a Navarra, y que ya anunció durante la toma de posesión. Por un lado, mencionó el fortalecimiento de la investigación, que se concreta en conseguir “un mayor número de publicaciones en las revistas y editoriales internacionales de mayor impacto, y con la puesta en marcha de nuevos centros de investigación, siguiendo los modelos exitosos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Gipuzkoa (CEIT)”.

Asimismo, apostó por potenciar másteres y doctorados, “de modo que podamos realizar cuanto antes una oferta muy atractiva, muy valorada por los futuros alumnos de esos programas”.

Otro de los aspectos a los que aludió fue “acentuar el carácter internacional de la Universidad, con más estudios bilingües, nuevos diplomas internacionales, más alumnos de otros países y más acuerdos con algunas de las mejores universidades del mundo”.

Y en último lugar, indicó la importancia de aumentar la actividad de captación de recursos, “tanto para hacer frente a los nuevos proyectos e inversiones, como para incrementar el fondo de becas propias, de modo que sigamos atrayendo a alumnos excelentes, con independencia de su renta familiar”.

Estas cuatro líneas de trabajo, según el rector, contribuirán a fortalecer la labor de la Universidad: “Los profesionales del campus compartimos un proyecto grande, magnánimo, basado en las grandes propuestas del pensamiento cristiano: el amor a la verdad y a la libertad; la solidaridad; la apertura al destino trascendente de los hombres; el afán de ayudar a quienes están cerca de nosotros, sobre todo a los más desfavorecidos”.

Por otra parte, apuntó que “la magnitud de los retos que se presentan en el horizonte aconsejan que fortalezcamos dos principios de gobierno: conceder más autonomía a las facultades, escuelas y servicios, a la vez que el Rectorado dedica más esfuerzo a la formación en capacidades directivas de quienes ocupan los cargos de gobierno de la Universidad; y procurar que cada persona que trabaja en ella adquiera la ambición de realizar su tarea de modo excelente”.

En su discurso, Alfonso Sánchez-Tabernero quiso agradecer a su predecesor, , “su excelente trabajo” como rector desde 2005. Así, alabó algunas de las iniciativas que éste ha impulsado durante su periodo al frente de la Universidad, como el inicio de nuevos centros de investigación, el incremento de la oferta de posgrado, el cambio de los planes de estudios y la puesta en marcha de los nuevos grados de Magisterio y Bioquímica, la construcción del nuevo edificio Amigos, el desarrollo del Museo Universidad de Navarra; y el crecimiento de los campus de San Sebastián, Barcelona, Madrid y Nueva York.

También dio las gracias a la vicerrectora Concepción Naval por su dedicación en Rectorado durante casi 12 años, en los que se ha producido el proceso de habilitación y acreditación de los profesores e investigadores de la Universidad: “En ese tiempo, 252 han obtenido la categoría de profesor titular y 75 la de catedrático. Su labor ha culminado con la aprobación de la normativa de profesorado, que facilita diseñar un itinerario profesional atractivo para los profesores de nuestro centro”.

También dio la bienvenida a los dos vicerrectores que se han incorporado a la Junta de Gobierno, Pilar Lostao y Tomás Gómez-Acebo, y dedicó unas afectuosas palabras al antiguo rector y catedrático Alfonso Nieto, que falleció hace unos meses. “Siempre alentaba a quienes trabajábamos con él a que nos decidiéramos a ir más allá, para buscar objetivos que otras personas no se habían planteado”, recordó.
“Pienso que quienes han estado al frente de la Universidad -he tenido la suerte de conocer a casi todos ellos- han sido personas magnánimas, que tuvieron sueños grandes, metas ambiciosas y se esforzaron por ponerlas en práctica, siempre impulsados por el ímpetu espiritual de san Josemaría y, más tarde, por quienes le sucedieron en el puesto de Gran Canciller: Álvaro del Portillo y Javier Echevarría.

Lección inaugural: La investigación médica traslacional en el ámbito universitario

La apertura comenzó con una Misa del Espíritu Santo oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez González. A continuación, tras el desfile académico de doctores, comenzó el acto con la intervención del secretario general, Gonzalo Robles, que resumió los datos de investigación y docencia más relevantes de la Memoria Académica del curso 2011-2012. La lección inaugural corrió a cargo del catedrático Jesús Prieto, de la Facultad de Medicina, quien abordó ‘La investigación médica traslacional en el ámbito universitario’.