UNIVERSIDAD DE BARCELONA

Un equipo interdisciplinario de científicos formado por los arqueólogos Montserrat Sanz, Joan Dora y Josep M. Fullola, de la Universidad de Barcelona; y Rebeca García-González, de la Universidad de Burgos; Rolf Quam, de la Universidad de Nueva York, y , de la Universidad Complutense de Madrid, ha identificado un diente incisivo de procedente del yacimiento arqueológico de la cueva del Gegant, en Sitges (Garraf). Es uno de los escasos restos neandertales conocidos en Cataluña; de hecho es el cuarto: la mandíbula de Banyoles; el diente de la cueva de Mollet, en Girona; la mandíbula de la cueva del Gegant; y el diente ahora identificado que fue encontrado en este mismo yacimiento (ambos restos depositados en la Colección Vilalta, del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona). La cueva del Gegant se convierte, así, en el lugar que más restos humanos neandertales ha aportado hasta ahora.

El diente incisivo de la cueva del Gegant, que hasta ahora no se había identificado como humano, procede en concreto de las excavaciones realizadas en 1974-1975, coordinadas por J. F. de Villalta. La identificación de este resto ha sido posible gracias a la revisión de la colección de la cueva del Gegant en el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona que han llevado a cabo los arqueólogos de la UB. A pesar de que la colección arqueológica se estudió en su momento y se publicaron diferentes estudios, este diente humano pasó desapercibido.

En 2005, el mismo equipo de arqueólogos y antropólogos identificó una mandíbula de neandertal depositada en el Archivo Histórico de Sitges, actualmente expuesta en el Museo de de Cataluña. La mandíbula provenía de las excavaciones realizadas por el padre Santiago Casanova en 1954, y tiene una antigüedad de 53.000 años. El nuevo resto localizado en la cueva del Gegant, de la misma antigüedad, es un diente incisivo inferior correspondiente a un individuo que cuando murió tenía entre 8 y 10 años; por lo tanto, pertenece a un espécimen diferente del de la mandíbula identificada en 2005, ya que este último debía tener más de 15 años en el momento de su muerte.