UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Durante una jornada subvencionada por el Consejo de Seguridad Nuclear se explicó que altas concentraciones pueden provocar problemas de salud graves

El Grupo de Investigación Radón de la Universidad de Cantabria (UC) presentó el pasado miércoles los resultados de su proyecto “Radón 10×10”. La sesión tuvo lugar en la sede del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en Madrid, organismo que ha subvencionado dicha jornada de divulgación de los mismos.

El acto, inaugurado por el vicepresidente del CSN, Antonio Colino, contó con la participación tanto de miembros del CSN como de las universidades españolas pioneras en estudios sobre el radón, como son la de Cantabria y la de Santiago de Compostela. Durante su discurso, Colino hizo énfasis en las cualidades que convierten al radón en un gas peligroso: de origen natural, es incoloro, inodoro e insípido. Penetra en los hogares desde el subsuelo y si no se interponen medidas de protección, puede alcanzar niveles de concentración perjudiciales para la salud.

Luis Santiago Quindós Poncela, catedrático adscrito al Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la Universidad de Cantabria e impulsor de esta jornada, explicó los fundamentos del proyecto “Radón 10×10”, que se han materializado en la elaboración de un mapa sobre las concentraciones de radón en viviendas en España, que se integrará posteriormente en un mapa general europeo.

Asimismo en la jornada intervino de Lucila Ramos, subdirectora de Protección Radiológica Ambiental del CSN, que presentó las actuaciones llevadas a cabo por el organismo regulador para la protección frente al radón, entre las que cabe destacar el proyecto Marna, y otros proyectos de medición de radón en viviendas y aguas. Ramos destacó asimismo que el CSN está realizando importantes esfuerzos para lograr que las medidas de prevención frente al radón sean incorporadas al código técnico de edificación.

José Luis Martín Matarranz, consejero técnico del CSN, explicó la normativa sobre el control del radón desarrollada recientemente por el CSN y expuso los criterios de protección frente a este gas que se están considerando en la nueva directiva de la Unión Europea sobre normas básicas de seguridad.

Por último, Alberto Ruano Raviña, Profesor Titular de la Universidad de Santiago de Compostela dio a conocer las razones por las cuales el radón es un problema de salud pública: es el segundo factor de riesgo de cáncer de pulmón después del tabaco y la combinación de ambos factores multiplica exponencialmente los casos de cáncer de pulmón.