UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Esta investigación liderada por el investigador del José María Diego contribuye a arrojar luz sobre el problema de la materia bariónica perdida

El de la () ha detectado un “puente” de gas caliente que conecta dos y que se extiende más de 10 millones de años luz en el espacio intergaláctico Siendo la primera vez que se detecta este tipo de señal fuera de los . Este trabajo contribuye a arrojar luz sobre el problema de la materia bariónica perdida y esta co-liderado por Jose María Diego, investigador del IFCA. Otros miembros del IFCA han participado también activamente en este trabajo.

Planck es la primera misión europea diseñada para estudiar la radiación del fondo cósmico de microondas (CMB), la energía remanente del Big Bang que dio origen al universo. Esta misión científica ha contado con activa participación de investigadores de la Universidad de Cantabria, tanto al Grupo de Cosmología Observacional e Instrumentación del (IFCA) (centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC- y de la Universidad de Cantabria) como al Departamento de Ingeniería de Comunicaciones ().

En su camino por el universo, la radiación del fondo cósmico de microondas se encuentra con multitud de estructuras, incluyendo galaxias y cúmulos de galaxias unidas por la acción de la fuerza de gravedad. Los cúmulos de galaxias son los objetos mas grandes que pueden encontrarse en el universo y como tales suponen un lugar idóneo para estudiar fenómenos tales como la materia oscura. Durante la interacción del CMB con el gas caliente que impregna dichas estructuras, la distribución de esta energía queda modificada por lo que se conoce como efecto Sunyaev-Zel’dovich ().

El universo contiene filamentos de materia gaseosa que forman una red con los cúmulos en los nodos de esta red . Gracias al efecto Sunyaev-Zel’dovich (SZ) Planck ha podido detectar cúmulos de galaxias y observar dichos filamentos tenues de gas que conectan varios cúmulos entre si. No obstante, gran parte de este gas tenue continúa sin ser detectado. Los astrónomos esperan que pueda encontrarse entre la interacción de los cúmulos de galaxias, donde los filamentos se comprimen y se calientan, permitiendo así que sea más fácil su observación

La presencia de gas caliente entre los cúmulos separados a distancias de billones de años luz fue considerada por primera vez tras las observaciones obtenidas por la misión XMM-Newton de la ESA. Dicha hipótesis es ahora confirmada por Planck basándose en el efecto SZ.

Combinando los datos de las observaciones de Planck con las del satélite alemán de rayos X Rosat, se ha podido comprobar que la temperatura del gas en el “puente”, del orden de 80 millones de grados Celsius, es similar a la del gas en ambos cúmulo. Un análisis preliminar indica que el gas podría ser una mezcla de los filamentos de la red cósmica y el gas de los cúmulos.

El nuevo hallazgo pone de manifiesto la capacidad de Planck para estudiar los cúmulos de galaxias, examinando su conexión con el gas que se encuentra en todo el universo.

Participación cántabra

El Grupo de Cosmología Observacional e Instrumentación del IFCA que trabaja en la misión Planck, bajo la dirección del investigador Enrique Martínez, lo hará también en el experimento QUIJOTE (Q-U-I JOint TEnerife), en el estudio de la polarización del cielo en microondas. Este equipo, junto a otro perteneciente al Departamento de Ingeniería de Comunicaciones, trabajó en el diseño, desarrollo y calibración del Instrumento de Baja Frecuencia (LFI, Low Frecuency Instrument) de Planck, constituido por 22 receptores que permiten cartografiar el cielo a tres frecuencias diferentes: 30, 44 y 70 GHz.

Los investigadores del Instituto de Física de Cantabria, que coordinan algunos de los proyectos científicos de la misión, trabajan con el centro de procesado de datos del LFI, ubicado en Trieste (Italia). En éste analizan y distribuyen los datos entre los diferentes centros de investigación que forman la misión Planck. Además, el IFCA también participa en la fase de explotación científica de los datos, con especial dedicación a la separación de las distintas componentes presentes en las imágenes, emisión de fuentes compactas galácticas y extragalácticas y emisión difusa de la Vía Láctea, así como a explorar la validez de los distintos modelos cosmológicos propuestos para explicar el origen del universo.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Cantabria

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed