UNIVERSIDAD DE GRANADA

El libro, dedicado en buena parte a la biodiversidad en Melilla, ha sido elaborado por los profesores Carmen Enrique, Juan A. Sánchez, José M. Cabo y Sebastián Sánchez, y prologado por el naturalista y escritor

“Hablemos de biodiversidad” es el título del libro elaborado por los profesores de la UGR en el Campus de Melilla Carmen Enrique, Juan A. Sánchez, José M. Cabo y Sebastián Sánchez, quienes tratan los aspectos de la biodiversidad desde el propio concepto teórico, para adentrarse en los fundamentos científicos de la biodiversidad y su conservación, hasta acabar, por último, en los espacios naturales y biodiversidad melillenses, así como una propuesta didáctica sobre la biodiversidad local.

La obra, prologada por Joaquín Araújo, y publicada por GEEPP Ediciones, ve la luz a partir del proyecto de innovación docente “Divúlgame” y se plantea como un breviario didáctico y ameno sobre la diversidad, que dedica toda su segunda parte a las especies animales y vegetales de Melilla, de las que los autores compilan 60 especies recogidas en 50 fichas (25 de animales y 25 de vegetales), que tratan de representar la riqueza biológica de Melilla. “Entre ellas –dicen los responsables de la obra– hay endemismos norteafricanos, magrebíes o rifeños, algunos de ellos con Melilla como única localidad española en su distribución geográfica, plantas que definen por sí solas lo que es la vegetación autóctona del monte mediterráneo, aves marinas para las que las próximas islas Chafarinas constituyen verdaderos santuarios mundiales… y otras especies que, sin gozar de algún estatus de protección, nos pueden resultar inherentes a nuestros paisajes marinos y terrestres”.

Joaquín Araújo, para expresar el cuidado y la atención que el ser humano ha de mostrar a lo que lo rodea, señala en su prólogo: “La vida es cíclica y depende de lo externo a ella misma. Se trata de reconocer que se es por lo que ha sido y está siendo. Con devolución de algo a cambio que, como si de una buena inversión se tratara, incrementa tus posibilidades y las del dador”.

El volumen, de 184 páginas, cuenta con una amplia introducción y una propuesta de trabajo para los alumnos. Profusamente ilustrado, a todo color, este manual sobre la biodiversidad es, sin embargo, recomendable para todos los públicos, ajenos o no al campo de las ciencias naturales. Su lectura, fácil y grata, es una puerta abierta a la naturaleza que nos rodea.