UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Investigadores de la Universidad de Alicante han desarrollado y patentado un novedoso procedimiento que ha dado lugar a una nueva familia de moléculas para su uso en la elaboración de medicamentos potencialmente activos en el tratamiento de infecciones provocadas por Gram-negativas (), (herpes simple) y, (línea celular de de mama MCF-7).

El grupo de investigación de Procesos Catalíticos en Síntesis Orgánica de la Universidad de Alicante, es el equipo que ha ideado este innovador procedimiento sintetizando compuesto análogos de nucleósidos (denominados azanucleósidos) y creando una nueva variante de fármacos que, aparte de realizar su actividad inhibidora, dificultan los mecanismos de defensa de bacterias, virus, cáncer y otros agentes patógenos frente a estos mismos medicamentos.

Los microorganismos, sobre todo bacterias, virus y en menor medida hongos, han desarrollado una serie de mecanismos evolutivos que les permiten ser resistentes a los fármacos que inhiben su desarrollo. Muchas de estas patologías, por la duración de sus tratamientos, suponen un gasto enorme al sistema sanitario público, explican Carmen Nájera Domingo y José Miguel Sansano, investigadores del grupo de investigación.
Los análogos nucleosídicos son nucleósidos modificados químicamente que, una vez incorporados en la cadena de ADN/ARN, inhiben la actividad de las enzimas responsables de la replicación del material genético. Así, como agentes antitumorales, estos compuestos evitarían el aumento de la cantidad de células cancerosas y, como antivirales, impedirían la multiplicación de los mismos.

“Otro dato a tener en cuenta es que estas estructuras se podrían modificar de manera que se pueda dirigir al fármaco hasta su diana biológica, evitando así muchos efectos secundarios indeseables”, añade Carmen Nájera.

“En este sentido, hemos sintetizado a nivel laboratorio los nuevos compuestos homólogos de azanucleósidos y para comprobar la actividad de los compuestos obtenidos mediante este procedimiento, se han realizado tres ensayos preliminares obteniéndose datos de inhibición bajos, pero prometedores, sobre el Virus del Herpes Simple (HSV-1), sobre la línea celular de MCF-7, y sobre la bacteria E. oli.

Esta familia de compuestos también se puede aplicar en agricultura, en tratamientos fitosanitarios, preferiblemente en infecciones causadas por hongos, y en la industria alimentaria, por ejemplo, para películas de recubrimiento de alimentos con el fin de evitar su contaminación microbiana.

El potencial y la utilidad de estas moléculas son totalmente desconocidas. Es cierto que los resultados preliminares son esperanzadores, pero para hacer frente a un proyecto de síntesis-ensayos de actividad-docking de esta magnitud hacen falta varios millones de euros. En estos momentos, tenemos diseñado un equipo de trabajo interuniversitario a nivel nacional con posibilidad de hacerlo extensivo a otros grupos de investigación europeos. En nuestro grupo se elaborarían las moléculas a distinta escala siendo posible realizar síntesis mayores a través de Medalchemy S. L., empresa de base tecnológica de la Universidad de Alicante. El resto del equipo se encuentra formado por el grupo de virología de la Universidad de Valencia del Dr. Xavier López-Labrador y de microbiología de la Universidad de Salamanca del Dr. Enrique García Sánchez. Los ensayos bacterianos y tumorales se realizarían a través de Apointech S. L., empresa de base tecnológica de la Universidad de Salamanca, y los estudios de actividad relacionados con la estructura molecular de la diana biológica se realizarían por grupos de investigación británicos e italianos.

“Tenemos las ideas claras y se sabe dónde se quiere llegar con estas sustancias utilizando las herramientas adecuadas, pero la financiación es muy escasa en estos momentos y la investigación se puede paralizar en breve plazo de tiempo. Proyectos de este calado presentan mucho riesgo financiero adicional puesto que es posible no llegar a obtener ningún fármaco que alcance finalmente el mercado. Hay que intentarlo, seguimos buscando soporte económico”, concluye Carmen Nájera.