UNIVERSITAT JAUME I

El miembro de la comisión de expertos del «Informe Wert» defendió las medidas propuestas en el texto en la IV Jornada Nacional sobre Estudios Universitarios

«No hay universidades globalmente excelentes en España». Así lo afirmó José Adolfo de Azcárraga, catedrático de Física Teórica en la Universitat de València y miembro de la comisión de expertos que ha elaborado el informe Propuestas para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del , en la conferencia de clausura de la IV Jornada Nacional sobre Estudios Universitarios celebrada el 8 y 9 de julio en la Universitat Jaume I.

Según el catedrático, las universidades españolas no es que sean malas pero no son todo lo buenas que deberían ser y hay que saber reconocer esa calidad insuficiente. «Sí que hay en España centros, institutos y departamentos excelentes pero la falta de universidades de excelencia es incontrovertible» apuntó. Según De Azcárraga hay poca esperanza para el Sistema Universitario Español (SUE) dada la desmesurada reacción contra el informe y las continuas descalificaciones del mismo. «Hay miedo a conocer la verdad» señaló al respecto. «Sería necesario que los partidos mayoritarios lleguen a un acuerdo de mínimos y obliguen a las universidades a ser mejores pero no podemos ser todas excelentes ya que esa pretensión es la receta perfecta para no hacer nada. Lo mejor es enemigo de lo bueno» afirmó.

Como aspectos de mejora De Azcárraga puso de manifiesto algunos de los principales puntos que aparecen en el informe. En primer lugar la innecesaria duplicación de centros y enseñanzas así como la falta de especialización de las distintas universidades como consecuencia de la «burbuja académica» la cual era «perfectamente previsible». Como segunda mejora aludió al sistema de selección del personal docente e investigador calificando de «perverso» y de «desgracia para la universidad española» el baremo de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA) y haciendo una crítica a la actual «endogamia universitaria». Asimismo subrayó el deficiente uso de la autonomía universitaria y el desvío de servicio público. Finalmente, el catedrático hizo hincapié en la que considera una de las principales causas de esa falta calidad: la escasa financiación y la incapacidad de las universidades españolas para generar recursos propios.

Al respecto de estas mejoras, De Azcárraga postuló tres tesis. Por una parte señaló que la muy escasa financiación de las universidades y de la investigación es un gravísimo problema pero no es el único y no debe servir de coartada para no corregir muchas de las actuales ineficiencias del SUE. «Se puede hacer mucho sin gastar un euro adicional», afirmó. Asimismo apuntó que la universidad española necesita reformas estructurales profundas tanto en el sistema de gobierno como en los estudios, internacionalización o rendición de cuentas así como una disminución de la «descomunal burocracia». Pero para aplicar estas mejoras es necesario cambiar de mentalidad y recordar que la universidad está al servicio de la sociedad y menos de sí misma, señaló.

Finalmente, De Azcárraga presentó algunas de las propuestas del informe como la evaluación absolutamente externa del SUE; la racionalización de centros, estudios y títulos; medidas anti-endogamia en la selección del PDI e incentivos a los departamentos con mejor personal, así como un menor número de órganos de gobierno, entre otras muchas medidas.

Para concluir, y ante las numerosas críticas que ha recibido el informe, el catedrático invitó a todos los asistentes a leer el texto completo original para no quedarse con «información de segunda mano».

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed