UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Investigadores de la Universidad de Alicante participan en el proyecto europeo MAPSYN: “Síntesis asistida por Microondas, Ultrasonidos y Plasma”, que tiene como objetivo el diseño, simulación y fabricación de reactores innovadores que permitan realizar de manera eficiente síntesis químicas asistidas por fuentes de energía no convencionales.

En concreto, según explica el investigador Roberto Gómez Torregrosa, director de grupo de Fotoquímica y Electroquímica de Semiconductores (GFES) y responsable de esta iniciativa en la Universidad de Alicante “la finalidad de este proyecto es la investigación y el desarrollo de síntesis altamente eficientes usando fuentes de energía alternativas. Se pretende realizar el diseño, fabricación y escalado de microrreactores de flujo en los que se integren catalizadores heterogéneos y en los que se lleven a cabo hidrogenaciones asistidas por microondas y ultrasonidos o por plasma.”

“La aplicación de procesos innovadores distintos a los usados habitualmente para las reacciones químicas, puede ayudar a mejorar el rendimiento del proceso y puede abrir nuevas vías para la transformación química, más eficientes y limpias, en consonancia con un ahorro energético y el respeto al medio ambiente”, añade Roberto Gómez.

La síntesis orgánica con aporte energético por medios convencionales (calentamiento) está siendo desplazada por síntesis en las que el calentamiento se produce por irradiación de microondas. También están ganado peso los procesos sintéticos en los que se aplican ultrasonidos o se genera plasma (gas ionizado) por descarga. Por otro lado, existe una tendencia creciente a la miniaturización y a la utilización de sistemas de flujo en el ámbito del diseño de reactores químicos, destaca Gómez Torregrosa.

Todas estas tendencias, junto con otras más tradicionales como el empleo de catalizadores heterogéneos, se reflejan en el proyecto MAPSYN. Por otro lado, el proyecto también quiere contribuir a hacer más sostenible a la industria química y en este contexto se pretende minimizar el coste energético y económico de los procesos así como el uso de reactivos y disolventes.

“Los resultados de toda esta investigación deben conducir al desarrollo de instalaciones industriales en las que se puedan llevar a cabo tanto hidrogenaciones de alquinos como reacciones de fijación de nitrógeno, procesos de gran importancia en la industria farmacéutica y agroalimentaria”, explica Roberto Gómez.

El grupo de investigación GFES en colaboración con investigadores de los grupos CONCEPT “Computer Optimization of Chemical Engineering Processes and Technologies” y de Acústica de la UA, empleará diferentes métodos, tanto computacionales para el modelado y simulación de los microrreactores, como experimentales para contribuir a la consecución de los objetivos del proyecto.

La iniciativa, financiada por la Comisión Europea, tiene un presupuesto total superior a 3,5 millones de euros y estará vigente hasta mediados de 2016. Cuenta con la participación de universidades, centros de investigación y empresas del Reino Unido (C-Tech Innovation Limited, Coventry University, University of Hull, Syrris limited), Alemania (Institut Fuer mikrotechnik Mainz Gmbh, Evonik Industries AG, Konstandin & Partner Engineering Gmbh, Uwe Hofer), Paises Bajos (Technische Universiteit Eindhoven), Italia (Universita Degli Studi di Torino), Suiza (Dsm Nutritional Products ltd) y España (Universidad de Alicante).