UNIVERSIDAD DE JAÉN

La Biblioteca de la Universidad de Jaén (UJA) ha puesto en funcionamiento el programa Ephorus, una herramienta que el profesorado va a tener a su disposición a partir de este mes de septiembre, como soporte informático, para evitar plagios en los trabajos académicos que pueda presentar el alumnado.

Ephorus se convertirá en un gran aliado del profesorado, a la vez que en un estímulo que permite controlar la calidad educativa, ya que ayudará a entrenar al alumnado en la buena práctica científica, que implica honestidad y originalidad.

Internet y el acceso abierto ha hecho posible que mucha información esté a mano de forma gratuita y rápida. Las posibilidades de intercambio se multiplican también de la misma manera. Igualmente la copia y el uso incorrecto. La Biblioteca ha canalizado una demanda creciente  para el rastreo de plagios y la comprobación o la protección de contenidos, y ha adquirido un programa que viene avalado por contar entre sus usuarios más de 4.000 instituciones educativas.

Su funcionamiento es muy simple, y no requiere de ningún tipo de instalación local, corre en web. El alumnado rellena un formulario y adjunta su trabajo con el código que su profesor le ha facilitado. Un clic de ratón. A partir de ahí, el programa compara, rastrea e identifica los textos, incluso los que han sido alterados, reorganizando palabras o frases.

Ephorus rastrea miles de fuentes de Internet, así como los documentos incorporados a su propia base de datos. El resultado es que el profesorado recibe, junto con el trabajo, un informe resumen y otro detallado por cada fuente utilizada, proporcionando un porcentaje de copia, del que se puede “descontar” las citas aceptadas correctamente.

En ningún caso, un sistema automático pretende sustituir la valoración cualitativa que el profesorado debe realizar de los documentos, pero siempre es una ayuda, no tanto para penalizar, sino para profundizar en el uso de las fuentes, y siempre citar, construyendo las referencias de forma adecuada.

La Biblioteca ha programado una semana de seminarios formativos, del 16 al 20 de septiembre, para dar a conocer este producto a los profesores que lo deseen. Esta iniciativa está avalada por el Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Deportes y Proyección Institucional.

Ephorus, tal y como se presenta en su web, es “una organización joven con un nombre antiguo. La palabra griega Ephorus significa “supervisor escolar” o “maestro”. Y con este término se podía describir a los fundadores de Ephorus en 2003, cuando Internet empezaba a extenderse por todo el mundo y las oportunidades de plagio se propagaban como un incendio sin control. Los jóvenes profesores holandeses decidieron poner freno a la oleada. Dejaron sus trabajos y comenzaron a colaborar con sus compañeros tanto dentro del país como en el extranjero, ofreciendo un servicio que evitaba a los profesores la tarea de buscar por sí mismos similitudes entre documentos. Un servicio que hacía posible que los estudiantes y alumnos que enviaran trabajos elaborados con honestidad recibieran su justa recompensa”.