UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Marcelino Arrosagaray, director del Servicio de Idiomas y Enseñanzas Artísticas del Gobierno de Navarra, defendió su tesis en la Universidad de Navarra

Una tesis de la Universidad de Navarra propone el uso de la tecnología Blended Learning, basada en el aprendizaje semipresencial, para la enseñanza de inglés en adultos. El autor de la investigación es Marcelino Arrosagaray, director del Servicio de Idiomas y Enseñanzas Artísticas del Gobierno de Navarra.

El objetivo del programa pedagógico que plantea este trabajo es orientar la enseñanza y el aprendizaje de la pronunciación del inglés en adultos para mejorar su capacidad comunicativa promoviendo la interacción en el uso de las (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

“El modelo de Blended Learning posibilita la combinación de la práctica presencial del aula y el trabajo fuera de ella mediante el uso de la tecnología e impulsado por el profesor. Esta tecnología, que induce al alumno a valorar e incorporar nuevas formas de aprender, permite flexibilizar la educación de adultos y generar currículos y procesos de aprendizaje adaptados a sus necesidades y motivaciones”, explica Marcelino Arrosagaray.

En este sentido, el autor defiende que la enseñanza de la pronunciación inglesa debería personalizarse, detectar las áreas de la pronunciación que los alumnos necesitan reforzar y promover su ejercitación y reflexión en dichas áreas de forma que éstos puedan asumir objetivos de mejora personal y valorar el aprendizaje que experimentan.

Personalizar la enseñanza de la pronunciación

La investigación, titulada El uso de las TIC en la enseñanza de la pronunciación del inglés a adultos en la modalidad Blended learnig. Aplicación práctica en el nivel C1 del MCER, ha analizado el aprendizaje experimentado por 26 alumnos adultos del nivel C1 en el Centro Superior de Idiomas del Centro Asociado de la UNED en Pamplona, donde el autor ha sido profesor durante la última década. Los resultados han dado lugar a que los alumnos muestren un perfeccionamiento de su pronunciación en el reconocimiento y la producción de fonemas, además, de que muestran una satisfacción generalizada con el programa ejercitado.

“La enseñanza de la pronunciación del inglés como lengua extranjera ha pasado de ser considerada como una disciplina teórica a alcanzar una mayoría de edad plena y adquirir un nuevo protagonismo didáctico. Sin embargo, su inclusión en el currículo bajo el enfoque comunicativo en la enseñanza del inglés genera un gran reto aún sin resolver”, indica Marcelino Arrosagaray.

La tesis ha sido dirigida por dos profesores de la Universidad de Navarra; la directora del Instituto de Idiomas de la Universidad, Ruth Breeze, y el profesor de Tecnologías de la Información y comunicación aplicadas a la educación, Ángel Sobrino.