UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

La conclusión se extrae del Trabajo Fin de Master “Estudio de Viabilidad y Diseño de Instalaciones Fotovoltaicas para Autoconsumo en viviendas unifamiliares en Extremadura, en la modalidad de Balance Neto” del estudiante Ubaldo Marín Comitre.

El estudiante del Máster Universitario en Recursos Renovables e Ingeniería Energética, Ubaldo Marín Comitre, ha analizado en su Trabajo Fin de Máster si en la actualidad resulta rentable el autoconsumo fotovoltaico, con o sin balance neto, en viviendas unifamiliares extremeñas.

Dirigido por los profesores de la Universidad de Extremadura Ángel Mulero Díaz y María Teresa Miranda García-Cuevas, el trabajo titulado Estudio de Viabilidad y Diseño de Instalaciones Fotovoltaicas para Autoconsumo en viviendas unifamiliares en Extremadura, en la modalidad de Balance Neto concluye que desafortunadamente la modalidad de balance neto no resulta actualmente rentable en viviendas unifamiliares, ni siquiera en el escenario más favorable, a pesar del alto índice de radiación solar que se recibe en Extremadura.

Por balance neto se entiende la modalidad de suministro eléctrico que permite a un consumidor, que disponga de una instalación fotovoltaica, verter a la red eléctrica exterior la energía producida que no vaya a consumir en ese momento. Más adelante, cuando su producción fotovoltaica no sea suficiente para cubrir sus necesidades, el consumidor puede recuperar de la red la misma cantidad de energía que cedió anteriormente. “Se trata, en definitiva, de un sistema que permite utilizar la red eléctrica exterior para “almacenar” la energía excedentaria. Se solventa así el principal inconveniente que presentan las instalaciones fotovoltaicas para su utilización en viviendas: los momentos de mayor producción fotovoltaica (horas centrales del día) no coinciden con los momentos de mayor consumo eléctrico de la vivienda (primeras horas de la mañana y últimas de la tarde)” explica Ubaldo Marín.

Rentable en 2015

Los cálculos realizados demuestran que habría que esperar para acometer la inversión hasta el año 2015 para obtener periodos de retorno medianamente aceptables, inferiores a 15 años.

El estudio de viabilidad realizado demuestra que comparando los costes actuales de las instalaciones fotovoltaicas con los costes del consumo desde la red eléctrica, el autoconsumo fotovoltaico no resulta por tanto económicamente rentable. Sin embargo, los costes de las instalaciones fotovoltaicas se han ido reduciendo considerablemente en los últimos años al mismo tiempo que ha ido aumentado el precio del kWh en la red eléctrica.

Si estas tendencias se mantienen, en 2015 el autoconsumo fotovoltaico con balance neto ya podría ser rentable bajo determinadas condiciones. “Una de estas condiciones es que la subida del precio de la electricidad sea al menos de un 5% anual durante toda la vida útil de la instalación, es decir, durante 25 años” explica Marín. “En cambio, si la inversión se lleva a cabo en 2018, la condición para una rentabilidad aceptable es que la subida del precio de la electricidad sea al menos de un 2% anual, algo mucho menos restrictivo” añade.

Variables para la rentabilidad

Para calcular la rentabilidad de la instalación fotovoltaica, el trabajo ha abordado una gran cantidad de variables externas, desde el precio de la energía eléctrica y de la instalación fotovoltaica, a factores de diseño de la instalación (orientación e inclinación de los paneles, superficie disponible en las viviendas, etc.). Se ha realizado un primer estudio en una “vivienda de referencia” situada en Cáceres, sobre la base de cinco posibles escenarios futuros en el desarrollo normativo. Finalmente, se hizo también un análisis detallado para siete viviendas reales situadas en Extremadura.

Además, hay que tener en cuenta que el Gobierno Central aún no ha aprobado los Reales Decretos de Autoconsumo y Balance Neto. Según los borradores disponibles, el Gobierno impondría un “Peaje de Respaldo” a la energía consumida procedente de la propia instalación fotovoltaica, que sería incluso superior al actual peaje de acceso a la red eléctrica (en determinados casos llegaría a ser hasta cuatro veces mayor). La Comisión Nacional de la Energía ha recomendado al Ministerio la supresión de dicho peaje.

El peaje de respaldo se aplicaría a la energía autoconsumida de forma instantánea procedente de la instalación fotovoltaica. Las cuantías propuestas superan incluso a las del peaje de acceso que se aplica a la energía consumida de forma convencional.

Ubaldo Marín resume que la rentabilidad de las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo estará influida por dos factores esenciales, ambos variables dependientes de la regulación del Ministerio de Industria, Energía y Turismo: el incremento anual del precio de la electricidad y las cuantías de los peajes aplicables a la energía autoconsumida. Marín subraya de nuevo la influencia crucial que tendrá la nueva normativa en la viabilidad del uso de la fotovoltaica para autoconsumo de energía eléctrica en los hogares españoles, normativa criticada por todos los organismos reguladores.