UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Un estudio publicado en el ‘’ confirma los hallazgos de la red Predimed y el estudio Seguimiento Universidad de Navarra

Un estudio publicado hoy en el New England Journal of Medicine, realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, concluye que hay una conexión directa entre el consumo diario de y una reducción sustancial de la mortalidad por y por otras causas.

Citando estudios previos realizados en la Universidad de Navarra, este estudio de 30 años de duración basado en más de 100.000 personas, demostró que se produjo una reducción del 20% en la mortalidad por todas las causas. Esta reducción ocurrió en sujetos inicialmente sanos que consumían al menos una ración diaria de frutos secos, unos 30 gramos al día, en comparación con aquellos que casi nunca los comían.

Según el profesor Miguel Ángel Martínez González, investigador de la Universidad de Navarra líder en este tema, “los resultados observacionales confirman los beneficios de los frutos secos que nosotros hemos obtenido durante el ensayo aleatorizado en España”. “Si se ponen en conjunto estos dos hallazgos, -continúa-, hay razones definitivas para fomentar el consumo de frutos secos en toda la población”.

Martínez González está de acuerdo en que, tanto el gran tamaño muestral como las cualidades metodológicas excelentes de este estudio hacen que esta publicación del grupo de Harvard sea absolutamente única y confirme, además, el trabajo realizado en la Universidad de Navarra.

Como coordinador de la red de investigación Predimed responde a las críticas de que los estudios observacionales no pueden apoyar la causalidad. Explica que “esta vez hay un ensayo aleatorizado previo publicado por nuestro grupo que puede confirmar el nexo causal. Nuestro ensayo, también publicado en el New England Journal of Medicine, demostró una reducción muy fuerte en el riesgo de enfermedad cardiovascular en 7.447 participantes de alto riesgo de padecerla”.

Asimismo, un estudio previo dirigido también por Miguel Ángel Martínez, que se conoce como proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra), sugirió una relación inversa entre el consumo de frutos secos y el riesgo de obesidad y de síndrome metabólico.

La llamativa consistencia entre los estudios epidemiológicos dirigidos tanto por el equipo español del Predimed, como por el proyecto SUN o por los investigadores de Harvard, proporcionan una evidencia fuerte de lo que muchos epidemiólogos consideran una prueba definitiva de una conexión causal, que es el criterio de consistencia. Los investigadores esperan que estudios futuros sólo acaben por confirmar los beneficios positivos del consumo de frutos secos para la salud cardiovascular.