UNIVERSIDAD DE NAVARRA

, ‘Marie Curie’ Fellow del de la Universidad de Navarra, presentó en un seminario trabajos de un experto de la Universidad de Chicago

“En su reciente artículo de revisión sobre las perspectivas de evolución de la empatía, Jean Decety ha demostrado que esta capacidad y la conducta empática maduran poco a poco con el desarrollo del cerebro, desde la infancia hasta la edad adulta”. Así lo indicó Claudia Wassmann, investigadora del proyecto ‘’ del (ICS) de la Universidad de Navarra, durante un seminario en el que presentó los trabajos más recientes de Jean Decety, profesor de Psicología y Psiquiatría y codirector de investigación del Centro de Imagen Cerebral de la Universidad de Chicago (EE. UU.).

La experta, que procede del Instituto Max Planck Para El Desarrollo Humano (Alemania) e investiga en el campus pamplonés con una beca ‘Marie Curie’, recordó que los neurocientíficos definen la empatía como una capacidad socio-emocional que permite percibir, compartir y comprender los estados afectivos de los demás. “Resulta imprescindible para navegar con éxito en el mundo social”, apuntó.

La Dra. Wassmann señaló que el especialista de la Universidad de Chicago menciona tres componentes principales que se desarrollan gradualmente a medida que el cerebro madura y se mantienen activos en distintos grados durante la edad adulta: la excitación afectiva, la comprensión empática y la reacción ante el dolor. “Estos tres procesos -apunta- subsumen diferentes conjuntos de regiones cerebrales interconectados e interactuantes que están implicados en las reacciones empáticas”.

Actuar ante las necesidades de los otros

Así, comentó que los recién nacidos experimentan la excitación afectiva cuando, por ejemplo, empiezan a llorar cuando oyen a otros bebés que lo hacen. A los dos o tres años, “los niños presentan reacciones empáticas ante la angustia percibida de los demás, lo que se conoce como la comprensión empática”. Y en la reacción ante el dolor ajeno “no sólo somos capaces de comprender los estados mentales o emocionales de los otros, sino que actuamos ante las necesidades que percibimos”, aclaró la especialista del ICS.
En ese sentido, destacó que “la preocupación empática implica la conciencia de las propias emociones y los sentimientos de los otros e incluye una motivación para participar en el comportamiento prosocial, ayudando al otro para aliviarle su dolor”.

Claudia Wassmann es doctora en Medicina por la Universidad Libre de Berlín y doctora en Historia de la Ciencia por la Universidad de Chicago (EE. UU.). En el país americano ha desarrollado su investigación posdoctoral y actividad profesional en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y antes de estudiar Historia fue Knight Science Journalism Fellow en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).