UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La Universidad de Navarra homenajeó este sábado al catedrático de Filosofía

Numerosos familiares, compañeros y amigos acudieron el pasado sábado al Aula Magna del edificio Central de la Universidad de Navarra para rendir un acto de homenaje a la trayectoria profesional del catedrático de Filosofía Rafael Alvira, cuya andadura en la Universidad se inició en 1980.

El acto fue presidido por , de la Universidad de Navarra, , decana de la Facultad de Filosofía y Letras, , director del Instituto Empresa y Humanismo, y Raquel Lázaro, directora del Departamento de Filosofía.

Alejandro Martínez, profesor ayudante doctor del departamento de Filosofía, dio lectura a las 106 adhesiones al acto, entre las que destacó las de algunos amigos y compañeros como , Antonio Heredia, Giuseppe Nicolazzi y Enrique Sendagorta.

El discurso de Montserrat Herrero, profesora titular de la Facultad de Filosofía y Letras, fue un símbolo de agradecimiento a su magisterio, con la carga semántica que las palabras “símbolo” y “agradecimiento” tienen para el profesor Alvira, que ha dirigido casi 80 tesis doctorales y ha escrito 16 libros y 310 artículos. “Nunca formó escuela, expresión de la libertad de su cátedra” -afirmó la profesora Herrero-, quien agradeció las aventuras profesionales que pudo vivir y seguir con él, “aunque no ha sido fácil ir a su ritmo”. “Rafael Alvira ha sido un servidor de todos”, destacó.

Juan Arana, catedrático de Filosofía de la Universidad de Sevilla, trazó la historia de cómo se creó el Departamento de Filosofía, del que el profesor Rafael Alvira estuvo al frente de los primeros engranajes, junto con el también catedrático Alejandro Llano. Arana le definió como “un contemplativo en medio de la academia”. Por su parte, el profesor Rafael Alvira tuvo un recuerdo para sus padres y hermanos: “De ellos aprendí la Filosofía Política, porque se llega a ser libre en la convivencia con lo común”. Y para Antonio Millán Puelles, con quien fundó el Instituto Empresa y Humanismo y a quien definió como “pensador profundo sin concesiones a la galería”.

Alfonso Sánchez-Tabernero, rector de la Universidad de Navarra, concluyó el acto afirmando que Rafael es “un auténtico maestro, que destaca no solo por su afán de saber, estudiar, pensar y comentarlo con Sócrates para profundizar, sino que también quiere que los demás crezcan. Sabe escucharles, guiarles, motivarles, corregirles y echarles una mano en hora y a deshora”.