UNIVERSIDAD DE NAVARRA

-La Fundación Vianorte-Laguna, en colaboración con el ICS de la Universidad de Navarra, celebró la 3ª edición de un curso premiado en 2014 por el Colegio de Médicos de Madrid

Cerca de 30 profesionales médicos participaron en Madrid en la III edición del Curso de formación de Profesores en , organizado por la Fundación Vianorte-Laguna en colaboración con el programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra.

“Los últimos datos de las sociedades científicas ponen de manifiesto la necesidad de fomentar la formación específica en esta área: más de 130.000 pacientes demandan cada año este tipo de cuidados, por lo que sería necesario contar con 1.500 médicos especializados”, recalcaron desde la Fundación Vianorte-Laguna.
El curso, que recibió este año el Premio a la Humanización de la Salud concedido por el Colegio de Médicos de Madrid, cuenta con una tradición europea de cerca de 20 años y se ha impartido con éxito con alumnos de más de 20 nacionalidades y en 10 países diferentes.

En esta edición ha contado con dos expertos internacionales como ponentes. Ruthmarijke Smeding, directora del curso, es formadora senior de la Universidad de Liverpool y del Instituto de Enseñanza Clínica de Cuidados Paliativos de Rotterdam. Por su parte, Gustavo de Simone, presidente de la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos, es coordinador del programa de cuidados paliativos de Buenos Aires y director médico de Pallium, centro de referencia internacional.

Mejorar la cualificación de los expertos

El cuadro docente se completó con Carlos Centeno, investigador principal del programa ATLANTES del ICS, consultor del departamento de Medicina Paliativa de la Clínica Universidad de Navarra, profesor titular de la Facultad de Medicina y director del grupo de trabajo “Desarrollo de los Cuidados Paliativos en Europa” de la Sociedad Europea de Cuidados Paliativos (EAPC); y Antonio Noguera Tejedor, subdirector médico del Hospital Centro de Cuidados Laguna, y profesor de Medicina Paliativa de la Universidad Autónoma de Madrid.

“Todos los participantes en este curso cuentan con excelentes trayectorias profesionales, pero saben que las competencias siempre se pueden mejorar y buscan profundizar en los aspectos existenciales que los enfermos necesitan reforzar para seguir adelante. Por eso, más que competencias técnicas, este curso perseguía mejorar su cualificación para la comunicación y la educación en relación con sus pacientes”, explicó el Dr. de Simone.

“Los profesionales de cuidados paliativos –añadió- deben ser siempre ese acompañante sereno que aporta tranquilidad en mitad de la tormenta. Deben darle su propia serenidad para que pueda comprender su situación sin enojarse con la vida ni aislarse de su familia y el resto del mundo. Pero no sólo el médico, también el personal de enfermería y los voluntarios deben acompañar al que sufre con toda su preparación y entrega humana”.