UNIVERSIDAD DE GRANADA

La obra, de Abraham David y José Ramón Magdalena, trata del viaje de Rabí Obadyah de Bertimoro de 1486 a 1488 y ofrece la epístola que el sabio judío italiano remitió a su padre en 1488, a los pocos meses de instalarse en Jerusalén

Abraham David (profesor jubilado, exinvestigador jefe de manuscritos hebreos de la Biblioteca Nacional de Israel) y José Ramón Magdalena (catedrático de Lengua y Literatura Hebreas de la Universidad de Barcelona), son los autores del ”, publicado por la ().
La obra trata del viaje de Rabí Obadyah de Bertimoro a Jerusalén y ofrece la traducción de la epístola que el sabio judío italiano remitió a su padre en 1488, a los pocos meses de instalarse en Jerusalén.

Rabí Obadyah de Bertimoro llegó a Jerusalén la víspera de Pésah de 5248 –25 de marzo de 1488–. Su viaje comenzó el primer día de Kislew de 5447 en Città di Castello, en la Italia central. Pasó por Roma y Salerno antes de recalar en Nápoles, embarcó a Sicilia y visitó Palermo y Messina. Tras una corta estancia se dirigió a la isla de Rodas y continuó su periplo hasta Alejandría, en Egipto. Visitó Alejandría, El Cairo y sus alrededores, y prosiguió su viaje por tierra, atravesando los desiertos de la península del Sinaí.

Más tarde, tras breves estancias en Gaza, Hebrón y Belén, y después de recorrer sus lugares históricos, llega a Jerusalén y desde la ciudad santa envía a su padre una carta en la que narra su viaje y cómo se establece en Jerusalén.

En las “Palabras preliminares” que ilustran este volumen, la profesora María José Cano (Departamento de Estudios Semíticos de la UGR) afirma que “Los relatos de los autores de la literatura de viajes sobre aquellas sociedades que visitaron, sus descripciones de los acontecimientos, de los que fueron protagonistas o simples espectadores, son fuentes de inestimable valor para conocer de primera mano, comprender e interpretar las ideas, valores y prácticas desarrolladas por las tres culturas de fe monoteísta del Próximo Oriente mediterráneo. Esto redundará en un mejor conocimiento de las relaciones, conflictos y puntos de convergencia que sin duda existen entre ellas en la actualidad, ayudando a deshacer muchos de los malentendidos, estereotipos y valoraciones parciales que con demasiada frecuencia se manejan, contribuyendo, en última instancia, a potenciar la regulación pacífica en los conflictos interculturales contemporáneos”.

Llegar a Tierra Santa

El eje sobre el que giraban los objetivos de todos los viajeros era llegar a Tierra Santa, Eretz Israel, y a la siete veces santa ciudad de Jerusalén, bien con la intención de establecerse, o simplemente con la de visitarla. “Se ha especulado con la posibilidad de otras motivaciones como la mercantilista e incluso la diplomática, pero los textos conservados no nos permiten afirmar tales posibilidades como motivaciones exclusivas de los viajes ―si bien es cierto que la mayoría de los viajeros no dejaron noticias escritas de sus viajes―, la motivación religiosa prima sobre cualquier otra. Pero lo que, también, es incuestionable es que en la mayoría de los relatos conservados se detecta cómo el ‘espíritu de Ítaca’ se apodera de esos peregrinos-relatores y el itinerario en sí parece convertirse en el leitmotiv del viaje, donde van exponiendo su descubrimiento de la otredad y se difumina y transforma la mirada hacia los ‘otros’ como se transformará la visión de la mítica ciudad bíblica de Jerusalén”.

Este libro es el resultado de la investigación realizada por un grupo de profesores de la UGR, la Universidad Hebrea de Jerusalén, y la Universidad Abdel Malek Essaidi de Tetúan, dentro del proyecto I+D+i 2010-2013 titulado “La alteridad religiosa y étnica en los escritos de viajes: judíos, cristianos y musulmanes de Siria-Palestina (siglos XII-XVII)”, que dirige María José Cano y cuyo comité científico está constituido por Paloma Díaz-Mas, Lola Ferre, María de los Ángeles Gallego, José Ramón Magdalena y Moisés Orfali.

En este proyecto de investigación se propone el estudio de las visiones mutuas que durante medio milenio se han dado entre las comunidades judías, cristianas y musulmanas en el ámbito geográfico de Siria y Palestina, basado en el análisis de la literatura de viajes.

El libro, de 128 páginas, se divide en poscapítulos: uno sobre Rabí Obadyah de Bertimoro, y otro sobre la epístola que este envió a su padre desde Jerusalén en 1488. Además, cuenta con las ya citadas “Palabras preliminares” de María José Cano, así como una introducción, en inglés y español, y otro apartado dedicado a bibliografía.

sl.ugr.es/05ZM