UNIVERSIDAD DE NAVARRA

-El John Molson Undergraduate Case Competition propone un caso práctico de desarrollo de negocio de una empresa sueca de aparatos médicos

Un equipo de estudiantes de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra ha competido con 23 de las mejores escuelas de negocios de todo el mundo en el John Molson Undergraduate Case Competition (JMUCC 14).

El certamen JMUCC consiste en encontrar soluciones a problemas reales del mundo empresarial. En esta edición trataba de desarrollar el negocio de la empresa sueca Elekta, especializada en equipos relacionados con la radioterapia, el tratamiento oncológico y los trastornos cerebrales. “Nuestro equipo lo hizo bien, pero fue un caso con un volumen de análisis considerable y no logró pasar a la final”, comenta Christina Irigoyen, asesora del equipo. “Fue una gran oportunidad, ya que 48 escuelas de negocios de todo el mundo enviaron sus solicitudes para participar y nosotros fuimos una de las 24 elegidas”, recalca.

El equipo de la Universidad de Navarra estaba formado por Luis Huete y Juan Krauel, ambos estudiantes de cuarto curso del doble grado bilingüe en Administración de Empresas y Derecho; y Laura Las Hayas y Pilar Ruiz, las dos en cuarto curso del grado bilingüe de Administración de Empresas con Programa IESE. Seis de las universidades provenían de Europa, tres de Asia, una de Oceanía, otra de Latinoamérica, cuatro de EEUU y 9 de Canadá.

La participación en este tipo de competiciones durante la carrera permite a los estudiantes reducir la brecha entre el aula y el mundo real, mientras que el jurado, compuesto tanto por profesores universitarios como por profesionales del mundo de la empresa, escuchó propuestas frescas y creativas, ideas de talentos jóvenes de todo mundo.

A pesar de la intensidad de la competición, que incluye tres casos previos de tres horas de duración y uno final que se extiende durante las 24 horas de un día, los participantes también tuvieron la oportunidad de relajarse y disfrutar de la ciudad de Montreal. Además de recepciones y reuniones sociales preparadas por los organizadores del evento en lugares emblemáticos de la ciudad, el último día pudieron acudir a Mount Royal, lugar desde el que se puede observar la mejor vista de toda la ciudad canadiense.

El jurado destacó la capacidad del equipo para detectar problemas no obvios en las organizaciones y también el carisma de los estudiantes, que fueron mejorando su forma de presentar en público conforme pasaban las pruebas. Como puntos mejorables indicaron la organización interna del grupo y la creatividad de la estrategia.